Compartir

salvando al soldado ryan

Hace 20 años se estrenó una de las mejores obras de Steven Spielberg, Salvando al soldado Ryan. Los medios celebraron la llegada de esta película y los fans la reivindicaron no solo como la mejor en su género (bélico), sino como una buena obra engendrada por el cine en los últimos años.

TAMBIÉN LEA: Misión Imposible 6 ofrece acción al máximo

Pero para aquellos que tienen memoria aún no se les borra aquella noche en que la película perdió el Óscar, ante una cinta que podría ser desconocida hoy para muchos: Shakeaspeare enamorado (Shakeaspeare in love). Drama, con toques de comedia, que va contando el proceso creativo del libro Romeo y Julieta del autor británico.

Hay defensores de Shakespeare, pero hay más del trabajo de Steven Spielberg a quien creen merecedor de ese Óscar que le fue esquivo.

Pero es así. ¿Salvando al soldado Ryan merecía el Óscar? Veinte años después podemos plantear ese debate con cabeza fría ni la presión que imprime una campaña por el Premio de la Academia, que emula a una electoral.

AQUELLA CAMPAÑA

Esa campaña de 1998 parece inició temprano. Shakespeare Enamorado se estrenó en el festival de Berlín, desarrollado en febrero. Tuvo buenas críticas y sus guionistas recibieron el premio del festival. Ganó La delgada línea roja de Terrence Malick, una obra que reflexiona sobre la guerra. También compitió por el Óscar.

Mientras que Salvando al soldado Ryan se estrenó en julio y las críticas fueron optimistas.

Magnífica con sobriedad (…) Esta película simplemente observa a la guerra como si ésta no hubiera sido observada nunca (…) La mejor película de guerra de nuestra época”, concluyó The New York Times.

Esta obra maestra visual presenta a Spielberg en plena forma (…) Hay momentos que se acercan mucho a la perfección”, destacó The Hollywood Reporter.

Para Shakespeare Enamorado las reseñas también fueron buenas:  “No te puedes perder una película que habla el lenguaje del amor con tanta pasión y deleite”, escribió Rolling StoneThe Washington Post  dijo: “La película se convierte en algo único y mágico: un texto sobre un texto que está lleno de vida”.

Las críticas destacaba el nivel técnico de la obra de Spielberg, y los diálogos e historia de Shakespeare.

Si vamos a los puntajes, Rotten Tomatoes califica a ambas con 92%, aunque al público le gustó más Salvando al soldado Ryan (95%). La otra película solo gustó a un 80%.

LA CAMPAÑA

La temporada de premios siempre tiene dos rivales. En ese año fueron Salvando al soldado Ryan  y Shakespeare Enamorado. Ambas ganaron los Globos de Oro, por esos años grandes termómetros del Óscar, en las categorías máximas: mejor drama para la película de Spielberg y comedia o musical para Shakespeare Enamorado.

En el gremio de productores (PGA) vencería Salvando al soldado Ryan, mientras que el elenco de su rival triunfaría en el gremio de actores (SAG). En el Bafta triunfó la obra dedicada a Shakespeare.

Todo parecía reñido. Aunque Spielberg vencía en los gremios claves como en el de directores (DGA). Después de La lista de Shindler, Steven Spielberg se llevaría otra victoria. Pero no fue así.

EL MARKETING CONTRA SALVANDO AL SOLDADO RYAN

El marketing fue un actor fundamental en esa campaña. Harvey Weinstein, productor de Shakespeare Enamorado, hoy acusado de graves casos de acoso sexual contra mujeres, inició una implacable campaña de marketing para conseguir los votos de los miembros de la Academia.

Organizó cenas y almuerzos con los actores y equipo de producción con los integrantes de la Academia, vulnerando las reglas de la competencia.

También fue uno de los pioneros enviando copias de la película en VHS (todavía no existía el DVD, ni mucho menos el blu ray) para que la vieran en su hogar. Mientras que inició una campaña de rumores donde advertía que Salvando al soldado Ryan solo era los primeros 15 minutos, el resto no valía la pena verlo

Se dice que se gastó más de cinco millones de dólares en esta campaña que al final resultó porque su película venció.

Shakespeare Enamorado se llevó siete premios: mejor película, actriz, actriz de reparto, etc. Y Salvando al soldado Ryan cinco: dirección y el resto en categorías técnicas.

La campaña funcionó y terminó empañando el valor de la película ganadora. Porque hasta ahora solo se habla de ese asunto, pero no de la importancia de la cinta. Aunque lo cierto también es que la Academia avalora más las actuaciones e historia que el nivel técnico. Como ejemplos tenemos muchos como: Mad Max: Furia en la carretera, Gravedad, El caballero de la noche, La la land, entre otras. Buenas en técnica que no consiguieron los votos para ganar a mejor película del año. Weinstein solo tuvo más visión que sus rivales.

TAQUILLA

En taquilla le fue mejor a Salvando al soldado Ryan. La película recaudó 481 millones de dólares a nivel mundial. Mientras que Shakespeare enamorado 289 millones de dólares.

¿Y CUÁL ES LA MEJOR?

Bajo este contexto compitieron estas dos películas. Desafortunadamente factores externos terminaron por quitarle al debate cine. Lamentablemente el Óscar puede reconocer al séptimo arte, pero nos obliga a ver una película como un objeto frío cuyo fin supremo solo es ganar. Afortunadamente existe el tiempo que todo pone en su lugar.

Shakespeare Enamorado es una buena película que tiene quizás su principal fortaleza en su guion. Pues resulta novedoso la descripción del proceso creativo de Romeo y Julieta. Que va sazonado con diálogos más rebuscados, menos simples y más apegados a ese lenguaje de autores clásicos que usan para expresar amor. Las actuaciones convencen como conjunto para darle drama y humor a esta historia.

Pero Salvando al soldado Ryan es más. No es solo los intensos primeros 15 minutos mejor grabados de una película bélica. Hay varias escenas muy buenas. No solo es un buen nivel técnico, liderado por una excelente fotografía. Sino también es historia y actuación.

Gracias al trabajo de ese equipo no es un filme hueco de balas y manos amputadas, sino que tiene alma. El horror de la guerra no solo se transmite a través de las armas, sino también del habla. No es una película fría, sino un retrato de piedad, solidaridad, disciplina y amistad. No es una simple historia de guerra, sino un relato con corazón.

La obra de Spielberg está reconocida por el American Film Institute (AFI) como una de las mejores de la historia del cine. La ubican en el puesto 76. Hoy la crítica también la reconoce como una buena obra. Y el público jamás la olvidó, hasta hoy.

Sí se merecía el Óscar. Lástima que la Academia decidió mal. Bien que existe el tiempo que todo pone en su lugar.

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.