Compartir

oscar

La Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas anunció cambios con el claro objetivo de elevar su popularidad en la audiencia. El Óscar quiere ser popular. No hay duda. Dos de las tres medidas confirmadas a los miembros de la Academia, que año a año entregan el Óscar, no gustan ni a los medios ni a los críticos.

TAMBIÉN LEA: Conozcan las películas que competirían por el premio de la Academia en el 2019

La Academia añadirá la categoría de mejor película popular, y reducirá, o intentará, que la ceremonia dure solo tres horas.

No se sabe qué tipo de películas pelearán por la estatuilla a mejor cinta popular. Se especula que sean las más taquilleras. En ese caso las candidatas a la fecha, y según el Box Office, serían Los vengadores: Guerra Infinita, Pantera Negra, Jurassic World: Reino Caido, Los increíbles 2 y, si llega a las 10 más taquilleras, Misión Imposible: Repercusión, de buena performance en las críticas.

Los criterios para seleccionar a las nominadas se conocerán pronto, pero esta nueva categoría se incluiría para la próxima ceremonia del 24 de febrero del 2019, según The Hollywood Reporter. La información también fue confirmada por la Academia.

La Academia también informó que una película seleccionada en la categoría a mejor película popular competirá a mejor película.

TAQUILLA VS. CALIDAD

La taquilla no es sinónimo de calidad. Como el caso de Transformers, por ejemplo. Hay nominadas a el Óscar con buena performance en la taquilla como Gravedad, Mad Max: Furia en la carretera, La la land, Dunkerque. Y hay excepciones, muy raras, que combinan los miles de millones con las cinta estrellas. Tenemos por ejemplo a Frozen, Titanic, Avatar, etc.

El punto es la elección de la mejor que muchas veces ha decepcionado a la audiencia.

Si hubieran creado una categoría sería para reconocer trabajos como el Andy Serkis como Gollum en El señor de los anillos o César en El planeta de los simios. O la interpretación de Scarlett Johansson en Ella como la voz de un sistema de inteligencia artificial enamorado de un humano. O a personajes animados que tienen mejores interpretaciones que otros actores. Pero parece que este campo todavía seguirá relegado.

TRES HORAS DE CEREMONIA DEL ÓSCAR

Otro cambio en debate es reducir la ceremonia a tres horas. Generalmente dura 3 horas y 50 minutos. Muy largas. Hay que esperar hasta la medianoche para conocer al ganador. Demasiado tarde.

Pero disminuir minutos implica quitar de pantalla los reconocimientos a categorías técnicas. Se premiarán y se conocerán a los ganadores, en segundos, durante los cortes comerciales. Solo determinadas categorías de el Óscar se transmitirán en vivo.

Y hay una tercera medida. Adelantar la ceremonia de el Óscar del 2020 al 9 de febrero. El objetivo sería quitarle importancia a los otros reconocimientos de gremios o Globos de Oro, Sag, Dga, Pga, que le spolean la temporada de premios.

EL BENDITO RATING

Todas las medidas tienen una sola meta: que los ratings crezcan. El año pasado la audiencia cayó a 26.5 millones cuando el anterior llegaron a 32.9 millones, y una edición antes hubo más millones.

Si continúa la caída libre, en algún momento la transmisión de la ceremonia se verá afectada. Por lo menos así lo ve uno de los editores The Hollywood Reporter.  “La Academia necesita ABC para sobrevivir. Si la Academia continúa haciendo caso omiso de lo que le gusta al público, las calificaciones continuarán cayendo en picada y no habrá transmisión de los Oscars. Adaptarse o morir”.

¿Y estas serán las mejores medidas para sobrevivir? O quizás mejorar sus decisiones y no dejar de lado películas o actuaciones que merecían una nominación al Óscar (por qué parece que la mayoría de miembros de la Academia solo tienen ojos para un sector del cine, y al resto lo dejan de lado). O dejar la política y reconocer al cine. El tiempo bendito dará su veredicto.

LAS REACCIONES

 

Compartir
Artículo anteriorThe tale: Cuando el cuerpo advierte el abuso sexual
Artículo siguienteNetflix en agosto: Lo que se viene este mes
Haciendo un flashback reparé en que siempre he visto películas. Me acuerdo de Furia de Titanes; de las cintas de vampiros que no me dejaban dormir; de Quo Vadis y todas las cintas de Semana Santa. Y hasta hoy, ya mayor, me siguen acompañando. Las películas son mis mejores amigas. La compañía en ratos de soledad y, por momentos, las respuestas a las dudas generadas por nuestra cabeza. La idea de esta página no es más que compartir lo que me gusta con ustedes e invitarlos a disfrutar, como yo, de este arte.

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.