Compartir

Temporada de caza, película argentina disponible en Netflix. Recomendada por cinéfilos y presentada en la última edición del festival de Lima.

TAMBIÉN LEA: The Tale, cuando el cuerpo advierte el abuso sexual

La historia de la película es clara: un joven pierde a su madre y por ley tiene que quedar bajo la protección de su padre a quien no conoce. No solo debe lidiar con esta nueva relación, sino también con un nuevo contexto. Para el muchacho el cambio es duro, quizás de 180 grados. Porque ninguna comodidad, ni económica ni emocional se trasladó a su nuevo habitad.

Pero quien caza a quien. Acaso uno de los dos tiene interés en cazarse. Al inicio no. Porque parece que el hijo llega a las montañas frías y alejadas de la ciudad donde vivía sin interés de llevarse bien con su padre. Solo quiere alcanzar la mayoría de edad para irse de ese lugar. Y el padre también parece mostrarse indiferente. Es que como si solo lo asumiera: ‘Bueno tendré que hacerme cargo de él’, parece pensar.

Pero de la indiferencia pasan al conflicto. Las peleas son inevitables. Alguien tiene dar el primer paso. En ese caso es el padre quien genera un ambiente para conocer mejor a su primogénito y abrirse más a él.

Las relaciones padres e hijos no son fáciles, sino se cultivan bien desde el inicio. Es que como siempre hubiera un interés por demostrar quien es el mejor. Quién manda. En este caso, en esta película, parece que el cariño se ganará a patadas.

La actuación del adolescente rebelde, Lautaro Bettoni, es buena. Transmite a un adolescente duro, caprichoso, rebelde y por pocos momentos dócil. Parece un animal indomable que requiere domesticación, pero que demuestra bien el efecto que tuvo en él estos dramáticos cambios.

Vean la película. Resulta interesante. Está a disposición de todos en Netflix.

Reseña Panorama
Buena
Compartir
Artículo anteriorDiez buenas películas del festival de Lima según los críticos
Artículo siguienteCecilia Suárez: Siete datos de la actriz detrás de Paulina de la Mora
Haciendo un flashback reparé en que siempre he visto películas. Me acuerdo de Furia de Titanes; de las cintas de vampiros que no me dejaban dormir; de Quo Vadis y todas las cintas de Semana Santa. Y hasta hoy, ya mayor, me siguen acompañando. Las películas son mis mejores amigas. La compañía en ratos de soledad y, por momentos, las respuestas a las dudas generadas por nuestra cabeza. La idea de esta página no es más que compartir lo que me gusta con ustedes e invitarlos a disfrutar, como yo, de este arte.

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.