Compartir

En Invisible una adolescente está embarazada. La enfermera le confirma la noticia y ella le responde con otra: no lo voy a tener. Desde ese momento inicia un camino para extraer esa semilla de su útero.

TAMBIÉN LEA: Diez buenas películas del festival de Lima

Invisible, película argentina disponible en Netflix, dirigida por Pablo Giorgelli, también director de Las acacias (ganadora en el festival de Berlín), es la historia de una joven que quiere abortar. El cineasta precisó en varias entrevista que su filme se centra más en la soledad de una adolescente en este crítico momento de su vida.

Pero queda más en el espectador la historia de una adolescente que busca deshacer de su embarazo no deseado. Sin embargo el aborto no es el protagonista, ni la adolescente esa una mera herramienta accesoria que sirve para contar esta historia. La joven tiene presencia, y aunque la vemos decidida, en verdad se le nota sola y llena de incertidumbre.

Como tal la cinta no deja ninguna etapa al aire. Porque inicia desde que se concibe la idea, pasa por la forma cómo hacerlo, hasta el final, donde nos enteramos la decisión que tomó.

Ese camino se revela complicado. Los hechos simplemente fluyen.  Hay un retrato de una realidad argentina. Aunque la adolescente tiene el apoyo de su mejor amigo y el padre de su hijo, quien secunda la idea, se le ve sola. Si bien está decidida a abortar, su rostro expresa mucha incertidumbre.

La película solo se centra en el proceso de esa decisión. No hay segundos para los dramas, reproches o anhelos. Simplemente transitamos por este camino de la extracción. No es una película fácil de ver cuando tienes una posición. Pero hay que verla.

Pero lo que me sorprende es el final. Porque miras una hora y media esta película, y parece que todo conduce a un epílogo inevitable. Sin embargo sucede lo contrario. Aunque se produce “un aborto” en la cabeza de la muchacha. Le das vuelta a la historia y no le encuentras una explicación. ¿Habrá sido la mejor decisión de la protagonista? Habría que ponerse en su lugar.

No obstante la película es buena. Está disponible en Netflix para apreciarla. El trabajo de la protagonista, Mora Arenillas, en el papel de la adolescente resignada a tomar esta decisión, porque ve que no hay otra opción. Recomendable.

Reseña Panorama
Buena
Compartir
Artículo anteriorChristopher Robin: Así se animó a Winnie the Pooh
Artículo siguienteEstrenos de Netflix en setiembre: Conozca la programación
Haciendo un flashback reparé en que siempre he visto películas. Me acuerdo de Furia de Titanes; de las cintas de vampiros que no me dejaban dormir; de Quo Vadis y todas las cintas de Semana Santa. Y hasta hoy, ya mayor, me siguen acompañando. Las películas son mis mejores amigas. La compañía en ratos de soledad y, por momentos, las respuestas a las dudas generadas por nuestra cabeza. La idea de esta página no es más que compartir lo que me gusta con ustedes e invitarlos a disfrutar, como yo, de este arte.

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.