Compartir

Por Christiaan Lecarnaqué L.

La primera escena de Buscando (Searching) se desarrolla en un desktop o escritorio, pantalla de una computadora. A lo largo de los primeros minutos nos presentan a través de fotos, vídeos vistos en una PC la alegre rutina de una familia. Y así transcurre durante el tiempo que dura la película.

TAMBIÉN LEA: Pulgares arriba para la película de Lady Gaga, Nace una estrella

Todo se cuenta a través de Facetime (videochat bastante usado en Estados Unidos; todavía no en Latinoamérica), redes sociales, Google, Instagram, vídeos espía y cualquiera herramienta de Internet usada para comunicarnos.

La historia se basa en la desaparición de una adolescente cuyo padre la busca. El progenitor, desesperado, agobiado y preso de la incertidumbre, inicia la búsqueda desde una computadora, con ayuda de una detective, quien comparte su desesperación al tener, también, a un hijo adolescente.

En ningún momento la película te muestra un diálogo en una sala o cualquier ambiente de un casa. Todo se cuenta o bien con ayuda de una cámara, o con una red social, teniendo como fondo el sonido de los teclados. Incluso cuando hay una pelea en una cocina entre dos personajes, se cuenta a través de una videocam. La cámara no sale de la computadora. Ahí se centra la acción.

Resulta interesante Buscando, más aún cuando estamos acostumbrados a lo convencional. Pero la cinta ejecuta bien esta técnica.

EL DIRECTOR TRABAJÓ EN GOOGLE

Buscando está a cargo de Aneesh Chaganty, quien antes de atreverse con el séptimo arte, trabajó en el equipo creativo de Google de publicidad. Estuvo detrás del cortometraje Seed que presentó en sociedad el Google Glass.

Chaganty inició sus sueños con esta película, un thriller que el lado oscuro de la tecnología actual. Aunque habla más de la vida que los padres desconocen de sus hijos. Porque el protagonista de esta historia va conociendo a su hija en su búsqueda, y no es la pequeña que crió. Parece otra persona. El papá no es una mala persona, solo que faltó comunicarse mejor con su pequeña.

Pero también los hijos no suelen compartir todo con los padres. No obstante la película sazona estos miedos con el lado oscuro que ofrece la tecnología. Más aún cuando hablamos con perfiles que no necesariamente son descripciones de personas en su vida real.

La técnica de la película está bien. La historia está bien ejecutada, solo que, como algunos mencionan, a veces abusa demasiado de los falsos finales. En cada giro siempre hay algo más que contar hasta que llega el final feliz. Véanla. Recomendable.

Reseña Panorama
Buena
Compartir
Artículo anteriorAsí se vería el nuevo Joker con Joaquín Phoenix
Artículo siguienteJane: Seis razones para conocerla en su documental
Haciendo un flashback reparé en que siempre he visto películas. Me acuerdo de Furia de Titanes; de las cintas de vampiros que no me dejaban dormir; de Quo Vadis y todas las cintas de Semana Santa. Y hasta hoy, ya mayor, me siguen acompañando. Las películas son mis mejores amigas. La compañía en ratos de soledad y, por momentos, las respuestas a las dudas generadas por nuestra cabeza. La idea de esta página no es más que compartir lo que me gusta con ustedes e invitarlos a disfrutar, como yo, de este arte.

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.