Compartir

utopia

Por Christiaan Lecarnaqué L.

Utopía es una película para los familiares de las 29 víctimas de la tragedia ocurrida en el 2002. El filme funciona como exposición de los esfuerzos de los progenitores por justicia a las muertes de sus familiares.

TAMBIÉN LEA: Rosa Mística, un duro camino a la santidad

En el 2002, un incendio en la discoteca Utopía mató a 29 asistentes a una fiesta denominada “zoo”. Desde ese año iniciaron juicios que fallaron sentencias mínimas para los responsables. Pero no todos los culpables están en la cárcel. Unos todavía están prófugos. Por eso estas heridas no cicatrizan

La película se plantea como una investigación periodística donde cada hallazgo supone regresar en el tiempo y revivir esas escenas trágicas.

El inicio es bastante largo porque se presentan a las principales víctimas en su hogar. Describiendo la buena relación de sus padres y sus planes del futuro. Jóvenes promesas que perdieron la vida en una noche de diversión.

Solo cuando vemos que todo es perfecto irrumpe la invitación a la fiesta de Utopía. El único gesto de una de las madres nos advierte lo que se podría venir.

HUMOR Y PÁNICO

Y a partir de ese momento cada testimonio se ilustra con una escena del pasado. Habla un testigo, dice unas palabras y de inmediato aparece la escena del 2002.

Recuerda un padre, dice un diálogo, dos puntos, y después aparece otra toma. No se profundiza, solo se interpreta ese recuerdo. Como un reportaje.

El humor se dosifica en estos primeros episodios de la película. La interacción de los personajes genera chispazos de comicidad que ayudan a entender que todo está bien, antes de la tragedia.

La película Utopía hace bien cuando llega el momento de la tragedia. Quizás el mejor momento del filme.

La toma expresa pánico y desesperación, en medio del fuego y humo negro que terminó asfixiando a los muchachos. Luego se vuelve al planteamiento inicial.

El filme solo funciona para destacar el largo camino de los padres por justicia, porque aún no se castiga a los propietarios de este local. Están prófugos, pese a que fueron sentenciados por el poder judicial peruano.

LA BENDITA TEORÍA DE LA CONSPIRACIÓN

Sin embargo cae en la tentación de plantear una conspiración política en esta investigación periodística, pero no queda clara ni se menciona adecuadamente a sus actores. Al final resuelven esta teoría de una forma tan fácil que malogra el epílogo de Utopía.

Si el objetivo del periodista en la película era mostrar que el poder político contribuyó a esta injusticia, pues no quedó claro. No se profundiza. Y la investigación a publicarse en este noticiero ficticio hubiera tenido solo el testimonio de los padres y algunos testigos.

Hay detalles interesantes que se muestran durante la tragedia, como, por ejemplo, el saqueo de los cuerpos por parte de ¿policías? (porque no se les ve la cara) que al mostrarlas quedan en el aire. No funcionan.

Padres exigen justicia en el caso Utopia.

La película es un homenaje. Probablemente la resurrección de un caso inconcluso, pero nada más. Por momentos se siente una telenovela bien producida tocada con una ligereza que no merecía la tragedia de Utopía.

Reseña Panorama
Regular
Compartir
Artículo anteriorLa monja no da miedo
Artículo siguienteÓscar 2019: Pantera Negra o Guerra Infinita por la nominación
Haciendo un flashback reparé en que siempre he visto películas. Me acuerdo de Furia de Titanes; de las cintas de vampiros que no me dejaban dormir; de Quo Vadis y todas las cintas de Semana Santa. Y hasta hoy, ya mayor, me siguen acompañando. Las películas son mis mejores amigas. La compañía en ratos de soledad y, por momentos, las respuestas a las dudas generadas por nuestra cabeza. La idea de esta página no es más que compartir lo que me gusta con ustedes e invitarlos a disfrutar, como yo, de este arte.

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.