Compartir

Venom es otra comedia de superhéroes. Se supone que el personaje es uno de los archivillanos del mundo de Spiderman. Pero la película va por otro camino.

TAMBIÉN LEA: Venom fracasa en críticas

Eddie Brock es un agudo periodista que investiga a una poderosa corporación. Pero en este proceso se topa con una sustancia marciana que le otorga superpoderes.

A diferencia de muchos aliens que hemos visto en el cine, este extraterrestre solo tiene la intención de regresar a su planeta natal. Por eso utiliza a Brock para retornar a esa empresa, ubicar una nave y llegar a su hogar.

En esa misión se presentan diálogos algo esquizofrénicos donde Brock habla con Venom, aunque en realidad se habla solo, se retan y se cuentan chistes. Se forma una especie de dúo dinamita, aliados y cómicos para aliviar la tensión de este cruzada.

Venom no es malo, ni ambicioso, solo quiere regresar a su planeta. Es un extraterrestre raro. No odia a la humanidad.

La película quiere plantearlo como un antihéroe, como Deadpool, pero se queda en el camino. Deadpool es un personaje irreverente, honesto, con una fuerte motivación: el amor de su novia. Mientras que Venom es ligero, tiene poderes, pero nada más. Solo es una sustancia que se apodera de un cuerpo y vaga por las calles de una ciudad.  Brook es solo la vía, ni siquiera se combinan las personalidades.

Y al final su motivación ni siquiera es fuerte porque se convierte en otra más noble, convirtiendo al villano en superhéroe.

Mientras que los efectos especiales son bastante raros, sobre todo, al final.

Si hay algo que destacar en esta película es el trabajo de Tom Hardy, quien interpreta por segunda vez un rol en una película de superhéroes. Anteriormente lo hizo con Bane en El Caballero de la noche asciende.

Y el humor que parece haber tenido aceptación en el público. Porque después, solo es una película para mirar y olvidar.

 

Reseña Panorama
Mala
Compartir
Artículo anteriorVenom: Fracasa en crítica y comparan con Gatúbela
Artículo siguienteVenom: Todas las voces de Tom Hardy
Haciendo un flashback reparé en que siempre he visto películas. Me acuerdo de Furia de Titanes; de las cintas de vampiros que no me dejaban dormir; de Quo Vadis y todas las cintas de Semana Santa. Y hasta hoy, ya mayor, me siguen acompañando. Las películas son mis mejores amigas. La compañía en ratos de soledad y, por momentos, las respuestas a las dudas generadas por nuestra cabeza. La idea de esta página no es más que compartir lo que me gusta con ustedes e invitarlos a disfrutar, como yo, de este arte.

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.