Compartir

hold the dark

Por Christiaan Lecarnaqué L.

Hold the dark es una película rara. Te deja incompleto. No es mala, pero como que también la puedes olvidar con facilidad.

TAMBIÉN LEA: 22 de julio tiene un intenso inicio

Todo inicia con extrañas desapariciones de niños. Los principales sospechosos: los lobos.

Una madre, rara, y que habla suavecito, contrata a un especialista en estos animales. Dizque quiere encontrar la verdad de la desaparición de su pequeño.

Pero la actitud de la progenitora nos una idea que no estamos ante un drama cualquiera del muchacho que se hace humo. Sino que hay algo más en esta historia.

EL PADRE

Y por otro lado está el padre quien participa en una de las tantas guerras de Estados Unidos. Gracias a los flashback sabemos que adora a su hijo. Pero tiene una personalidad bastante fría.

Quiere asemejarse a un justiciero, principalmente, cuando ve que uno de sus compañeros está violando a una mujer. Le dispara y lo deja a merced de su víctima.

Pero la investigación por la desaparición toma un giro cuando identifican a la madre como la responsable de la muerte del pequeño.

Desde ese momento ingresa el padre en acción, quien envalentonado con sus armas, se convierte en asesino en serie matando al que se le presente en su camino.

Él no saluda. Mata y mata, y en ese ínterin aparece su amigo, quien (qué creen) también mata, a diestra y siniestra, a los dizque responsables de la desaparición de su hijo.

En esta matanza ingresan las leyendas de lobos y las maldiciones, hasta llegar a un epílogo que te deja raro. El camino de sangre parecía que iba a tener un final obvio. Pero no. Optó por uno más positivo.

Hold the dark  está dirigida por Jeremy Saulnier y protagonizada por Jeffrey Wright así como Alexander Skarsgård. Disponible en Netflix. No la recomiendo, pero véanla y saquen sus conclusiones.

Reseña Panorama
Regular
Compartir
Artículo anterior22 de julio: Un inicio intenso en la buena obra de Greengrass
Artículo siguienteCanciones de Nace una estrella en Spotify y Youtube
Haciendo un flashback reparé en que siempre he visto películas. Me acuerdo de Furia de Titanes; de las cintas de vampiros que no me dejaban dormir; de Quo Vadis y todas las cintas de Semana Santa. Y hasta hoy, ya mayor, me siguen acompañando. Las películas son mis mejores amigas. La compañía en ratos de soledad y, por momentos, las respuestas a las dudas generadas por nuestra cabeza. La idea de esta página no es más que compartir lo que me gusta con ustedes e invitarlos a disfrutar, como yo, de este arte.

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.