Compartir

Por Christiaan Lecarnaqué L. 

El amor y talento se encuentran en un bar. Dos personas se conocen por primera vez, pero hablan como si se hubieran visto toda la vida. Ambos admiran el talento del otro, y solo dejan que el amor lo empuje.

TAMBIÉN LEA: 22 de julio, un intento inicio en la buena obra de Paul Greengrass

Nace una estrella (A star is born) es la historia de dos talentosos enamorados. Una mesera tiene la suerte que un famoso cantante la escuche cantar y se convierta en el estímulo para demostrarle al mundo su voz.

No es el negocio lo que motiva a esta pareja, sino el amor. Ella, salta de los bares, donde canta por pasatiempo, a un concierto abarrotado de miles de fanáticos, porque confía en él. Se aferra a ese sentimiento y lo hace como si ya lo hubiera hecho antes.

Sin embargo una carrera asciende y la otra cae. Como si se tratase de un pase de posta. Una voz se luce y la otra se opaca. Y curiosamente es por amor que uno de los talentos se apaga. Porque no quiere hacerle más daño es que decide desaparecer.

a star is born

La película, Nace una estrella, es buena con un arranque potente gracias a las voces, conciertos y buena química entre los personajes interpretados por Bradley Cooper y Lady Gaga.

A Lady Gaga se le siente como pez en el agua más aún cuando toca Shallow, la canción inicial, y I’ll never love again, el tema final. Pero se nota una buena química con Cooper, experimentado actor, nominado a tres Óscar, y debutante como director en esta película.

Probablemente ambos novatos en oficios que no ejercían hasta esta película se apoyaron y terminaron haciendo una buena pareja.

No obstante el trabajo de Cooper, como el guitarrista destruido por el alcohol es excelente. Gracias a su trabajo asistimos a la progresiva autodestrucción de su personaje. Da lástima ver como el talento se acaba de esa manera tan cruel. Aunque necesaria para que nazca, y se mantenga, una nueva estrella.

Nace una estrella puede resumirse como el ascenso de una joven cantante. Pero creo que más es una historia de amor que soporta ese encumbramiento.

Altamente recomendable.

 

Reseña Panorama
BUENA
Compartir
Artículo anteriorProyecto Óscar: Alas (1928) la primera ganadora del premio
Artículo siguienteIron Fist: Por qué no merece una tercera temporada
Haciendo un flashback reparé en que siempre he visto películas. Me acuerdo de Furia de Titanes; de las cintas de vampiros que no me dejaban dormir; de Quo Vadis y todas las cintas de Semana Santa. Y hasta hoy, ya mayor, me siguen acompañando. Las películas son mis mejores amigas. La compañía en ratos de soledad y, por momentos, las respuestas a las dudas generadas por nuestra cabeza. La idea de esta página no es más que compartir lo que me gusta con ustedes e invitarlos a disfrutar, como yo, de este arte.

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.