Compartir

Por Christiaan Lecarnaqué L.

A qué juega Asharf Marwan. En The Angel, nueva película de Netflix, el protagonista quiere poder y se deja llevar por el espionaje para obtenerlo. No es ningún tonto. Ni débil. Sabe por qué lo hace y lo qué quiere. Así que no se engañe cuando vea la película.

TAMBIÉN LEA: En carne propia, La historia real de una tortura

The Angel: La historia de Asharf Marwan se basa en la historia real de Asraf Marwan a quien se le atribuye labores de espionaje durante un momento bastante tenso entre Egipto e Israel por los años 60.

No es precisamente un hombre de buenas intenciones, sino un personaje ambicioso a quien le gusta el poder.

Cualquier camino que se le presente en el horizonte lo aprovecha para conseguir sus objetivos. Su mejor talento es comercializar información y a partir de esta negociación saca sus ganancias.

Es un personaje bastante inteligente. Incluso trabajando para Egipto e Israel se da el trabajo de someterlos a sus intenciones. Y tiene un carisma que lo ayuda.

Su imagen de esposo cálido y hombre de familia engaña. Porque está dispuesto a recurrir a cualquier herramienta, ventaja o circunstancia para que sus planes salgan adelante.

the angel

La película parece lavarle la cara, pero los hechos contradicen este planteamiento. La ambición no disimula, siempre busca hablar fuerte.

El filme funciona como un rompecabezas donde se van describiendo pedazos del plan de Marwan hasta que finalmente todo encaja.

Queda la impresión que su trabajo contribuyó a una resolución rápida del frecuente conflicto entre Israel y Egipto por esos años. Pero también que también jugó para su ego y vanidad.

Véanla en Netflix. La película está disponible.

Reseña Panorama
Buena
Compartir
Artículo anteriorIron Fist: Por qué no merece una tercera temporada
Artículo siguienteSomos campeones: Una película divertida y paternal
Haciendo un flashback reparé en que siempre he visto películas. Me acuerdo de Furia de Titanes; de las cintas de vampiros que no me dejaban dormir; de Quo Vadis y todas las cintas de Semana Santa. Y hasta hoy, ya mayor, me siguen acompañando. Las películas son mis mejores amigas. La compañía en ratos de soledad y, por momentos, las respuestas a las dudas generadas por nuestra cabeza. La idea de esta página no es más que compartir lo que me gusta con ustedes e invitarlos a disfrutar, como yo, de este arte.

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.