Compartir

bradley cooper

Cuándo ves a Bradley Cooper en Nace una estrella (A star is born) te preguntas si canta o no. ¿Será su voz? A Cooper lo hemos vistos en dramas como Escándalo Americano, Juegos del destino y El Francotirador donde precisamente no canta. Y en comedias como Qué pasó ayer donde se le ve natural. Pero cantando, jamás. Sin embargo sí canta. Esa es su voz.

TAMBIÉN LEA: Nace una estrella, cuando el amor y el talento se encuentran en un bar

Lo hace bien. Incluso hay un buen contraste entre las voces de él y Lady Gaga, con quien comparte roles en esta película. Sin embargo conseguir esta interpretación vocal dolió a Cooper.

En entrevista a medios norteamericanos confesó que cantar le hirió el esófago.

Hubo dolor un par de meses. Realmente estaba herido

Para trabajar en su voz entrenó seis meses, cinco veces al día con el entrenador, Tim Monich. Su profesor le trajo una variedad de voces para que escogiera y seleccionara la voz para su personaje que escuchamos en la película.

Sin embargo no fue lo único doloroso que tuvo que experimentar. Cuando se reunió con Lady Gaga para proponerle este papel, la cantante le advirtió que cantarían en vivo.

[Lady Gaga] dijo desde el principio que habría un trueque. [Ella dijo] ‘Voy a confiar en ti para que obtengas una interpretación honesta’ […] ‘y me aseguraré de que te conviertas en un músico. Porque vamos a cantar todo en vivo. Y me dije: ‘Espera, ¿qué?’

Así fue. Los conciertos que vemos en la película se grabaron en eventos reales como el popular Coachella. Para este fin convocaron a extras en la ciudad a través de aplicaciones y redes sociales como Twitter.

TAMBIÉN APRENDIÓ A TOCAR GUITARRA

Y si se preguntan si Cooper toca la guitarra. Pues también, aunque tuvo que aprender durante un año y medio a dominarla.

También tocó en vivo. Le daban unos minutos entre descanso y descanso. Las grabaciones fueron rápidas. Confesó que no se dio cuenta si alguien lo había escuchado, pero tampoco que habían abucheado a alguien, así que prosiguió con su trabajo.

Los resultados fueron óptimos. La película quedó bien y es una de las voceadas para pelear el Óscar de la temporada.

Compartir
Artículo anteriorSomos campeones: Una película divertida y paternal
Artículo siguienteLady Gaga: Ocho divas de la música en el cine
Haciendo un flashback reparé en que siempre he visto películas. Me acuerdo de Furia de Titanes; de las cintas de vampiros que no me dejaban dormir; de Quo Vadis y todas las cintas de Semana Santa. Y hasta hoy, ya mayor, me siguen acompañando. Las películas son mis mejores amigas. La compañía en ratos de soledad y, por momentos, las respuestas a las dudas generadas por nuestra cabeza. La idea de esta página no es más que compartir lo que me gusta con ustedes e invitarlos a disfrutar, como yo, de este arte.

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.