Compartir

el banquero de la resistencia

Por Christiaan Lecarnaqué L.

El banquero de la resistencia, película representante de Holanda en los Óscar, está disponible en Netflix.

TAMBIÉN LEA: Apóstol, sangre al por mayor en la historia de una secta

La cinta cuenta la historia de dos banqueros creadores de un sistema financiero clandestino que permitió financiar a la resistencia durante la ocupación nazi de su país.

La historia es real. Los empresarios se arriesgaron para respaldar las actividades antinazis con una organización financiera inteligente que pasó por muchos tiempo fuera de los ojos de los invasores alemanes.

Solo quebrando a miembros de la resistencia pudieron dar con la cabeza de este sistema. A balazos y torturas, los nazis obtuvieron información para dar con el paradero del principal financista de las operaciones de la resistencia.

La primera hora describe esta organización y el avance exitoso de esta organización. Y en la mitad se describe la operación más arriesgada: intercambiar pagarés del banco nacional de Holanda por unos falsos por el dinero que requerían para su lucha.

La película imprime tensión en este momento al estilo de las películas de estafas que hemos visto en Hollywood. Los personajes sudan frío, respiran rápido y hasta el final se siente que el plan fallará, pero no es así (sorry por el spoiler).

Solo la traición acaba con este sistema. Solo el soplo de algunos traerá abajo al Banquero de la resistencia. Lástima que ocurrió semanas antes de la caída del imperio de Hitler.

Dicen que los hombres de negocio son fríos y no tienen corazón. Pero esta película demuestra que no todos estuvieron con el lado oscuro de la fuerza.

El banquero de la resistencia es una película recomendable y disponible en Netflix.

Reseña Panorama
Buena
Compartir
Artículo anteriorApóstol: Sangre al por mayor en la historia de una secta
Artículo siguienteAmigos en apuros: La comedia de un apostador
Haciendo un flashback reparé en que siempre he visto películas. Me acuerdo de Furia de Titanes; de las cintas de vampiros que no me dejaban dormir; de Quo Vadis y todas las cintas de Semana Santa. Y hasta hoy, ya mayor, me siguen acompañando. Las películas son mis mejores amigas. La compañía en ratos de soledad y, por momentos, las respuestas a las dudas generadas por nuestra cabeza. La idea de esta página no es más que compartir lo que me gusta con ustedes e invitarlos a disfrutar, como yo, de este arte.

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.