Compartir

bohemian rhapsody

Por Christiaan Lecarnaqué L.

Bohemian Rhapsody entrega una notable recreación del concierto Live Aid, organizado para recaudar fondos para luchar contra el Sida, con Freddie Mercury a la cabeza de Queen, en los últimos 20 minutos de la película. La verdad, ese momento es espectacular. ¿Pero será suficiente para perdonar lo que vimos al inicio?

TAMBIÉN LEA: Crítica desaprueba a Bohemian Rhapsody

Bohemian Rhapsody recorre superficialmente la vida y logros de Freddie Mercury. En esta película la música es la protagonista. Los clásicos, esos temas incansables de escuchar, revelan sus orígenes, sus inicios y termina en el impacto obtenido en el público.

La película es para los fans. Durante las dos horas y 20 minutos de duración de la cinta, el espectador mueve el pie al ritmo de los golpes de la batería de Queen.

Cuando se acaba, vienen los problemas. No ahonda en otros asuntos compañeros de la brillante carrera de Mercury. El lado B del británico.

Los abordan: hablamos de VIH y drogas, pero de manera ligera, superficial. Como hay que mencionarlo y nada más. Prefieren concentrarse en la música, y no en los pecados del vocalista de la banda Queen.

LO MEJOR

Así llegan al momento cumbre: el concierto Live AID donde vemos a Mercury brillando con sus canciones. Es en esta escena, con una duración aproximada de 20 minutos, donde destaca mejor el trabajo del actor Rami Malek (Mr. Robot), quien interpreta a Freddie Mercury en la película.

Malek copia bien los gestos, movimientos, miradas e intensidad, sin necesidad de cantar las canciones, porque la voz le sigue perteneciendo al vocalista británico.

A ese momento, Bohemian Rhapsody le pone emotividad en los asistentes al concierto. Donde los vemos llorar, abrazarse y aplaudir al ritmo de Queen.

Lo más probable es que muchos hayan terminado de ver la película y recurrido luego a Youtube para corroborar si ese concierto existió. Pues sí. Aún vive en esta popular plataforma de vídeos. Y es casi lo mismo. Las masas moviéndose y aplaudiendo a Mercury, está en la película.

Son 20 minutos notables grabados primero en el rodaje, según los medios en Estados Unidos, insuficientes para calificar bien a la película. Aunque como mencionamos, solo es un filme para el fan quien por Queen, perdona todo.

Reseña Panorama
Regular
Compartir
Artículo anteriorLa chica en la telaraña no gustó a la crítica
Artículo siguienteEscucha las canciones de Bohemian Rhapsody
Haciendo un flashback reparé en que siempre he visto películas. Me acuerdo de Furia de Titanes; de las cintas de vampiros que no me dejaban dormir; de Quo Vadis y todas las cintas de Semana Santa. Y hasta hoy, ya mayor, me siguen acompañando. Las películas son mis mejores amigas. La compañía en ratos de soledad y, por momentos, las respuestas a las dudas generadas por nuestra cabeza. La idea de esta página no es más que compartir lo que me gusta con ustedes e invitarlos a disfrutar, como yo, de este arte.

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.