acuamán

Por Christiaan Lecarnaqué L.

Acuamán tiene un mensaje claro: contaminación de los mares y xenofobia. Aunque se deja ver, por momentos se pone tanto lenta y aburrida, con sus diálogos inocentes y básicos, poco recomendable.

TAMBIÉN LEA: Acuamán calienta estreno con buenas reacciones

Esta es la única película de DC estrenada en el año, luego de los éxitos de Marvel con Pantera Negra y Los Vengadores: Guerra Infinita. Se supone que en el 2019 llegarán La mujer maravilla 2 y Joker. Pero por este año solo tenemos al rey de los mares.

La película explora los orígenes del superhéroe, y como hemos visto en varias películas de este género, tendrá que ganarse su lugar en los mares. Si antes se limitaba a ayudar cuando se lo pedían o consideraba necesario, pues ahora tendrá que demostrar que está en condiciones de liderar una nación acuática.

UNA CONTAMINACIÓN SIN EFECTOS

No será una tarea fácil (siempre plantean lo mismo) porque al frente a unos gobernantes molestos con la Tierra, o superficie, como ello la llaman, porque contaminan a diestra y siniestra su mares. Las imágenes con toneladas de plástico flotando son una prueba. ¿Será posible que Acuamán pueda lidiar con este conflicto?

Aquí hay una contradicción. Las imágenes demuestran polución, irresponsabilidad de la humanidad con los océanos, pero en la película esa nación perdida, Atlántida, luce sofisticada, colorida, tecnológicamente superior, entonces ¿Cómo afectó esa contaminación a ese reino? 

Acuamán luce indiferente, rudo, fuerte, simpático, pero poco interesado en reinar los mares. La proyección del actor, Jason Momoa, funciona, además, parecería calzar en este tipo de personajes como Khal Drogo de la primera temporada de Juego de Tronos. También se siente una conexión con el espectador. Hay química entre Momoa y el público.

TANTAS VECES LE DIJERON MESTIZO

Otro problema a enfrentar, y quizás la razón más importante, es que no encuentran a Acuamán digno del trono ya que es producto de la unión de una reina de Atlantis y un simple mortal humano. Es un mestizo, le dicen, y lo repiten tantas veces en la película que nos queda claro el mensaje. Los diferentes no tienen oportunidad en una sociedad considerada poderosa por su raza. Bajo esa premisa este superhéroe no puede pasar por sus fronteras, ni siquiera atreverse a gobernar. 

Acuamán lo tiene claro. Sin embargo lejos de avergonzarse de sus diferencias, las toma y se convierten en el motor necesario para demostrarles a todos el poder de su corazón para dirigir un periodo de armonía entre el mar y la superficie.

Si entendiste este mensaje, entonces la película cumplió su objetivo. Sin embargo esta idea no pega con otros aspectos de la película. Esta situación evita que el producto cuaje y finalmente tengamos una cinta más compacta.

Por ejemplo, no siento una complicidad absoluta entre Acuamán y Mera, más aún cuando intentaron plantear esta relación como si estuvieran en una comedia romántica. 

EL DRAMA NO FUNCIONA

acuamán
Mera y Acuamán.

La parte dramática de la cinta es floja, no así las escenas de acción, principalmente la persecución desarrollada en un pueblo de Sicilia. Pero al final esa acción se pierda cuando los efectos visuales aparecen al final de la cinta de Acuamán. 

Esa batalla final hubiera sido importante más mostrar a las criaturas del mar en su esplendor. Una lucha de uno a uno, por ejemplo. Pero optaron por un conjunto donde se ven miles sin poder apreciar su talento.

No es una mala película de DC. Se deja ver. Pero francamente no la recomendaría. ¿Y a ustedes qué les pareció? ¿Recomendarían esta película?

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.