Inicio Crítica La casa de papel o cómo perder los papeles por culpa del...

La casa de papel o cómo perder los papeles por culpa del amor

La casa de papel mejora con profesor inteligente, pero enamorado. A veces el amor nos pone en una situación difícil.

0

Un año después, la pandilla de La casa de papel se reúne, una vez más, para rescatar a uno de sus integrantes: Río, capturado por las fuerzas españolas para torturarlo y obtener información sobre el paradero de sus compañeros.

TAMBIÉN LEA: Qué ver en Netflix en agosto

La aparente buena vida del grupo se interrumpe con este acontecimiento, porque es «uno de ellos» y todos deben salir al rescate. Al profesor, líder de la banda, no se le ocurre mejor estrategia que asaltar el Banco de Reserva de España para llamar la atención de las autoridades y pedir el rescate de Río.

Además tiene un factor a su favor: la población. Hay un sector de la sociedad española que apoya a los delincuentes y detesta a la policía, símbolo de este sistema indolente, opresor y dominante de masas.

Bajo este contexto, atacan. Como siempre sucede en las temporadas anteriores, el profesor ya tenía todo controlado. Incluso un plan. No es que se le haya ocurrido de la noche a la mañana un ataque a este banco, sino ya lo tenía fríamente calculado, como diría El chapulín colorado.

Y el resto lo sigue, porque confía en su líder. El estilo de la serie se mantiene a lo largo de los ocho episodios, una buena decisión recortar la historia a esta cantidad de capítulos para no ahondar en detalles que poco o nada ayudan a entender la historia.

¿TODO FRÍAMENTE CALCULADO?

En cada episodio, el profesor junto a Berlín van narrando parte del plan, mientras sus ejecutores lo cumplen al pie de la letra. Claro, que siempre hay factores externos no previstos por nosotros, pero sí por el profesor, porque es el «inteligentísimo» «un geniecillo» que piensa en todas las posibilidades, como el Doctor Extraño y las millones de realidades posibles para matar a Thanos en Los vengadores.

la casa de papel

Pero dentro de su pensamiento mecánico y teórico, no contempla una posibilidad: que el amor lo debilite. Su talón de Aquiles: Raquel, lo pone en una posición difícil. Es que el profesor sera tímido y genio, pero igual tiene corazón.

Esta es una diferencia con las temporadas anteriores, porque el amor no lo pone en desventaja con sus rivales, sino lo lleva a ejecutar a la perfección su plan, gana dinero y una media naranja.

En la tercera temporada sucede lo contrario. Pierde el amor, el plan tambalea y probablemente el apoyo de la ciudadanía, por la jugada final.

la casa de papel

Y todo inicia por culpa del amor. Porque si Tokio no hubiera roto con Río, todos seguirían en sus vidas perfectas. Pero no. Tokio es una bomba de tiempo con un reloj con cuenta regresiva activada todo el tiempo que arrastra a todos.

MEJOR A LA ANTERIOR TEMPORADA DE LA CASA DE PAPEL

Otra diferencia con los trabajos anteriores es el mejor trabajo técnico y lo que podría comentarse como debate social. Porque hasta en tres capítulos hay espacio para hablar de feminismo, homosexualidad y hasta veganismo. Se hace con mucha soltura, con poca corrección y directo al grano. No es que busquen darnos una lección, sino dejar bien planteadas las posiciones de los actores participantes de la discusión.

Además al concentrar en ocho episodios, la historia no divaga en subtramas, o historias propias de cada personaje. Hay momentos para cada uno, pero no va más allá de unos minutos. Aquí la idea gira sobre el rescate de Río y atraco al banco. Y cómo enfrentar a una policía reforzada una mujer embarazada cuya maternidad no la hace más sensible, sino más dura con los asaltantes.

La tercera temporada de La casa papel está mejor a las anteriores, no deja de ser La casa de papel, el estilo se mantiene y la genialidad del profesor, aunque con problemas para planificar, porque una cosa es hacerlo soltero, y otra enamorado.

Deja un comentario:

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.