Inicio Crítica El final de Orange is the new black no decepciona

El final de Orange is the new black no decepciona

Trece episodios duró el final de Orange is the new black que no decepciona, pero que tampoco recupera el nivel de las primeras temporadas.

0

El final de Orange is the new black no ha sido decepcionante, pero tampoco brillante. No recupera el nivel de las temporadas anteriores, pero se despide bien de sus fans.

Los epílogos no han sido precisamente felices, sino agridulces. Todo ha sido correcto y coherente.

TAMBIÉN LEA: La historia real de deportación de Diane Guerrero de Orange is the new black

Después de una locura presidiaria, llega el momento de la redención, de la oportunidad de dejar atrás ese pasado tormentoso e iniciar una nueva vida lejos de la cárcel. Sin embargo no todas encuentran esa oportunidad, ni creen tener derecho a tenerla. Mientras que otras, con la libertad en las manos, no saben cómo manejarla y se ven envueltas en conflictos existenciales.

Hay historias en que asumen el vicio y el crimen como una forma de vida como el caso de Daya y su madre, Aleida. Otras no llegan a creer ellas como Dogget. Unas tienen la mala suerte de estar en el lugar equivocado como Maritza.

A otras viven en libertad, pero les cuesta asumirla como a Piper. Con ella notamos que estar fuera es tan duro como en la cárcel. Porque debe enfrentar prejuicios, cumplir normas y tomar decisiones. La falta de confianza pasa factura y la pone en el umbral de una cárcel, otra vez.

orange is teh new black

O el caso Cindy, quien sale de la cárcel traicionando a su amiga Taystee, pero en libertad se topa con un pasado que no quiere reconciliarse con ella.

orange is the new black

Taystee es un caso real de injusticia, pero asume su encarcelamiento para darles oportunidad a otras presas. Afortunadamente lo consigue.

Los finales de las presas no son felices, sino agridulces. Libres, pero presas. A otras, en cambio, parece gustarles la cárcel.

EL DRAMA DE LA INMIGRACIÓN

Detrás de estas historias se aprovecha para poner en vitrina grandes temas de coyuntura discutidas en Estados Unidos, como la inmigración. Esta problemática tiene un espacio importante en el final de Orange is the new black.

orange is the new black

La narración de la inmigración es reveladora e ilustrativa en este final. La historia de los inmigrantes se asemeja más a una comedia a un drama. Por eso es un ingrediente apropiado para Orange is the new black. Porque francamente hay momentos risibles y absurdos cometidos en una sociedad, en pleno siglo XXI, construida por migrantes y defensora de la libertad.

A su estilo, Orange is the new black, toma esta problemática y la representa generando estupor e indignación en los espectadores. A veces queda la impresión que las presas viven mejor que los inmigrantes.

EL ACOSO EN VITRINA

final de orange is the new black

Por otro lado, se aborda el acoso sexual con Caputo, el exalcaide, de personalidad peculiar, sexualmente activo, con problemas de pasado con mujeres, hoy resucitados durante el desarrollo de una relación, más o menos, estable.

Aquí el acosador es el protagonista quien pasa de un proceso de victimizarse a asumir que tuvo una conducta inapropiada con una de sus trabajadoras. Su final no es precisamente el exilio social, sino la aceptación del delito y el encuentro con la madurez.

Orange is the new black se acabó. Ya no hay más historias de presas. Se despidió bien, pero no al nivel de las primeras temporadas. No decepcionó como otros finales de populares series. Pero quizás su legado haya sido darnos el punto de vista de personajes castigados por sus crímenes con la privación de su libertad y además con sucesivos episodios de injusticias, maltratos y traiciones. Bien dicen que en prisión “todo se paga”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.