More

    Resumen

    Ruby (Emilia Jones) es el único miembro con audición de una familia de sordos. A sus 17 años, trabaja por la mañana con sus padres y su hermano en Gloucester, Massachusetts, antes de ir a clase, tratando de mantener a flote su negocio pesquero. Ávida de encontrar nuevas aficiones, Ruby decide probar suerte en el coro de su instituto, donde no sólo descubre una latente pasión por el canto, sino también una fuerte atracción física por la persona con la que realiza duetos. Su entusiasta profesor (Eugenio Derbez) ve algo especial en ella y la anima a que piense en la posibilidad de entrar en la escuela de música, algo que la obligaría a tener que tomar una decisión de cara a su futuro: o sus estudios, o su familia.

    Crítica a Coda con Eugenio Derbez en Apple TV

    En la película Coda, el lenguaje de señas tiene más fuerza que las palabras. Estrenada por Apple TV, dirigida por Sian Heder, protagonizada por Emilia Jones y Eugenio Derbez, retrata la divertida e inspiradora historia de una familia con discapacidad auditiva (sordos).

    TAMBIÉN LEA: Crítica a Viejos de M. Night Shyamalan

    TAMBIÉN LEA: Crítica a Jungle Cruise con La Roca

    Esta parentela estable y con la capacidad suficiente para vivir, debe enfrentar un problema por el talento de una de sus parientes. Es que una de sus integrantes, Ruby, quien no tiene esta discapacidad, posee una hermosa voz que la puede abrir un camino como cantante. Ni ella ni su familia lo sabe, solo un maestro de música repara en esta cualidad.

    - Advertisement -

    El reconocimiento de este don genera conflictos internos a Ruby quien debe decidir si debe seguir este camino lo que en consecuencia significa alejarse de su familia. No solo se trata de dejar la casa, sino que sus parientes dependen de ella para comunicarse, principalmente, en su negocio. Entonces qué hacer. Ir por un sueño o mantenerse leal a la familia. Y del otro lado, dejarla ir y aprender a comunicarse, o mantenerla a su lado hasta los últimos días de su existencia.

    La aparición de ese talento no hace más que aflorar inseguridades y conflictos entre los integrantes de esta familia.

    Pero la película no va por el lado oscuro ni el drama, sino por la diversión y el humor de carcajadas (porque francamente hay escenas en que no puedes evitar lanzar las risotadas) bajándole tensión a este lío.

    CODA: BIEN ACTUADA

    La fórmula en que se ejecuta la historia no es precisamente original, ni arriesgada, sino que transita por esos recursos que te llevan por un camino conocido. Sin embargo a su favor juegan buenas escenas de actuación interpretadas por actores que en la vida real tienen esta discapacidad auditiva.

    Hay dos que merecen subrayarse. Como aquella en que los hermanos se enfrentan y presionan a la protagonista a tomar una decisión. En esa toma hay una poderosa fuerza en las señales que no hacen extrañar las palabras para percibir la cólera y frustración que sienten los personajes.

    Mientras que aparece otra, una más emotiva, donde el padre recurriendo a sus manos intenta reconocer el talento de su hija. Ya que ellos no pueden apreciar su buena voz debido a su sordera. E ahí la necesidad del padre de ayudarse a disfrutar de las melodías de su muchacha.

    Otra fortaleza de Coda es la música que seguramente agradará a aquellos que gustan de las canciones que vienen de coros.

    Coda resulta una película divertida, inspiradora, que también habla del poder de la familia y lo que significa a para uno el respaldo de todos. Recomendable.