Inicio Crítica Corazones de hierro (7)

Corazones de hierro (7)

406
0

Después de más de tres meses se estrena en Perú, Corazones de Hierro (Fury), de David Ayer (Rápidos y Furiosos, Día de Entrenamiento, En la Mira) que cuenta con el soldado Brad Pitt como protagonista.

Corazones de Hierro es una película que cuenta la historia de un grupo de soldados de la Segunda Guerra Mundial, que al mando del sargento Don Collier (Brad Pitt), protegen a los batallones con su tanque Sherman (aunque no es el único por lo menos hasta la mitad de la película) creado para enfrentar a los Panzer alemanes y avanzar sobre ciudades de Alemania.

Con ayuda de este tanque vemos los horrores de la guerra, una vez más. Las escenas que se incluyen son bastante gráficas porque no solo notamos cadáveres regados sino también la explosión de los cuerpos al impactar con un poderoso disparo de estos enormes vehículos. El director no se guarda nada.

Lo mejor de la película es el ataque que realizan los tanques a tropas enemigas. La producción se preocupó que los efectos destaquen el poder de estas máquinas. Hay una visión desde el interior de estos vehículos que nos permite observar el lanzamiento de los disparos (la luz que dejaban los disparos se parecían a los de la Guerra de las Galaxias).

Otro buen momento es cuando los soldados ven en el cielo aparecer un grupo numeroso de aviones aliados que parece devorar a la diminuta flota alemana que debe huir para no caer derribados.

La historia no es compleja. Es bastante simple. La guerra deshumaniza a las personas, pero en esta película da la impresión que los norteamericanos son unos saqueadores de cadáveres, gente cruel que arrasa con las poblaciones alemanes, porque son los malos de la historia, y que la única forma de instruir a un soldado novato es matando a nazis, aunque pidan clemencia o se rindan entregando sus armas.

Y el personaje de Pitt repite los estereotipos de oficiales de guerra duros, que parecen villanos, pero que en el fondo son buenas personas y que tienen un final épico, con un cuerpo resistente a todas las balas de la película. Además que el filme ayuda a que el actor no pierda esa imagen que veneran muchas mujeres.

Corazones de Hierro no es una mala película, tiene buena dosis de acción, pero no es una historia nueva ni tiene actuaciones descollantes. Es la misma historia de guerra que reafirma los estereotipos que ya conocemos.

Deja un comentario:

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.