Inicio Cine peruano Asu Mare 2 (7)

Asu Mare 2 (7)

266
0

Al final de la función, los espectadores, que llenaron la sala, pedían más. La hora y cuarenta minutos que duró no les fue suficiente. Ni el pedazo de salsa de Jerry Rivera, que varios empezaron a cantarla. La gente estaba conectada. El público rió. La película cumplió su primer objetivo.

Asu Mare 2, que seguramente viene con una tremenda carga de estrés, generada por la expectativa que había después del éxito de la primera película, logra que la mayoría (no todos gozaron) disfrute con los chistes, ocurrencias y anécdotas de los personajes que hicieron lo mismo con su antecesora.

Esta película no es una autobiografía de Cachín, sino la narración de un romance, aparentemente imposible, entre un joven de Mirones, y una muchacha de la Planice. En el camino hay mentiras, zancadillas y pequeñas piedras para llegar al final feliz.

PERO…

La historia es simple, no hay complejidades, ni denuncia social, ni mucho por comprender; solo hay que reírse, de eso trata Asu Mare 2. Porque si hablamos de la historia tenemos que es bastante sencilla. Los guionistas no se hacen problemas, y resuelven los conflictos, si es que los hay, en un abrir y cerrar de ojos; no hay momentos dramáticos, sino hilarantes.

El problema es cuando se agotan las risas, las ocurrencias, porque la historia flaquea. Se le ve simple. Las zancadillas que tienen los personajes para concretar su amor, parecen sacados de una telenovela. Hay poco de original.

Pero el objetivo de los productores era que la gente se entretuviera, y así sucedió.

LO MEJOR

Los mejores momentos de la película están en los amigos de Cachín que protagonizan momentos bastante jocosos; la presencia de Anahí de Cárdenas, sobre todo al final de la película, aporta mucho al humor de Asu Mare 2. También se nota que hay una buena química entre entre los personajes de Cachín y Emilia, aunque Emilia Drago aún no maneja bien las escenas, que pueden calificarse, como dramáticas.

Con Christian Meier hay un problema. El personaje está demasiado caricaturizado. No se le ve natural, como al resto del elenco que fluye sin problemas. Hay demasiada pose y demasiado gesto. Su trabajo no está mal, solo que a veces se le ve forzado. (El Christian Meier del detrás de cámaras hizo reir más que el Meier de la película).

En comparación con la primera película, no destaca ninguna por encima de la otra. Ambas tienen problemas con la historia, ambas recurren a la nostalgia (aunque mi hermana de 19 años me preguntaba que era Torbellino-no era su época) pero igual mantienen el humor, salvo que en esta secuela parecía un tributo al matrimonio de Alcántara por la toma final. Pero ambos filmes están hechos para que el público se sienta, coma pop corn, y ria.

Vayan al cine y saquen sus propias conclusiones.

 

 

 

Deja un comentario:

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.