Inicio Crítica Hotel Transilvania 2 (5)

Hotel Transilvania 2 (5)

417
0

hotel-transilvania

En Hotel Transilvania el conde Drácula es un personaje que no tiene como prioridad cazar víctimas y extraerles la sangre con sus filudos colmillos, sino un hombre cariñoso y apegado a su única hija. En la secuela de esta película este afecto se multiplicará ante la llegada de su primer nieto generándole nuevamente problemas.

Hotel Transilvania 2 nos trae un nuevo personaje: el hijo de Jhonny y Mavis (hija del conde drácula). El conde Drácula está entusiasmado y espera con mucho anhelo la llegada de su primer nieto. Desde el nacimiento hay un vínculo entre los dos, por eso es que el conflicto se genera cuando Mavis decide llevarse a su hijo a California para que tenga una vida “normal”.

El filme ha sido creado para entretener, principalmente, a los más pequeños. Es graciosa por varios momentos lo que la hace una película rápida y digerible.

Como en la anterior, se refuerza la relación entre padre e hija, más aún cuando le confirma que será por primera vez abuelo. Sin embargo Drácula no tendrá una mirada pasiva ante la llegada del pequeño, sino que quiere para él un futuro: lo quiere convertir en un monstruo, como él y su hija. Además que le sirve de estrategia para forzar a que su heredera se quede con él en el hotel.

Aquí no cuentan los deseos del padre ya que solo es la vía para que llegue el nieto y para los planes de Drácula, acá solo importa lo que el abuelo desee y eso lo mete en problemas con su hija.

La historia no es original, pero con sus toques de humor, se torna interesante por momentos, sin embargo al final se resuelve de forma rápida, sin ninguna complicación, dándole la victoria a Drácula, y bajándole, en segundos, el humor a su hija.

Durante la película, el pequeño no necesitaba convertirse en monstruo para sentirse uno de ellos. Así, humano, quería a su abuelo Drácula, lo admiraba, pero este villano quería convertirlo a toda costa, en uno de los suyos, con el añadido que así obligaría a su hija a quedarse a vivir en el hotel y evitar su mudanza a California.

Al final hubiera sido ideal que Drácula aceptara a su nieto tal como era, y quedarse con su corazón, sin embargo para facilidad de los guionistas, prefirieron convertirlo y darle lo que quería a Drácula.

En fin, al margen de discusiones, de gustos y colores, la película es entretenida, divertida y recomendable para verla con los pequeños. Y ya saben acepten a sus hijos tal como son y no intenten convertirlos en lo que ustedes no fueron.

Deja un comentario:

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.