Inicio Detrás de cámaras Los siete samurais, la madre de Los siete magníficos

Los siete samurais, la madre de Los siete magníficos

Los siete samurais es una película de Akira Kurosawa que se estrenó en 1954.

0
Los siete samurais
Los siete samurais se estrenó en 1954 bajo la dirección de Akira Kurosawa.

Los siete magníficos que hoy vemos en el cine tiene un origen: Los siete samurais, una buena película del maestro, Akira Kurosawa.

No es la misma historia, pero sí la misma esencia. Los siete samurais se estrenó en 1954 bajo la dirección de Kurosawa. El estreno de la película tuvo una buena reacción en la crítica.

Ganó el León de Plata en el festival de Venecia y en el Óscar solo recibió dos nominaciones a mejor dirección artística y mejor vestuario.

Sin embargo los premios no deciden el legado de una película que hoy es considerada como una de las mejores de todos los tiempos, no solo por su poderosa historia, sino por como influyó en otros trabajos posteriores.

LA HISTORIA

Los siete samurais habla de un grupo de aldeanos que recurren a siete samurais para enfrentar a un grupo de bandidos que los dejaban sin alimentos, al borde de la ruina y la muerte.

Así que la notoria debilidad en sus fuerzas, decidieron recurrir a una medida extrema: contratar samurais para aniquilarlos.

Sin embargo Kurosawa no se queda con una historia de venganza, sino que profundiza en los miedos, relaciones y motivaciones de los personajes, y al final nos dice que todo esto es solo un contrato, aquí no hay romanticismo ni gratitud. Un simple acuerdo de protección, una simbiosis.

Y toda esa lección se engloba en la frase final de la película: «Hemos vuelto a sobrevivir… hemos vuelto a perder. Los ganadores son los campesinos… no nosotros».

HISTORIA DE UNA IDEA

Kurosawa confesó que al inicio solo tenía la idea de realizar una película sobre la vida de un samurai. Seguir, a través de la película, su rutina, sin embargo luego le atrajo hacer una historia de samurais que van al llamado de un grupo de aldeanos.

Pero no siempre eran siete, sino que iban a trabajar sobre seis personajes. Se dieron cuenta que era aburrido y crearon el personaje de Kikuchiyo, el más extraño y cómico de los siete.

Hubo problemas de presupuesto para sacar adelante la película. Se suspendió por falta de recursos, pero luego se reinició el rodaje. El clima tampoco jugó a su favor. «Llovió todo el tiempo, no teníamos suficientes caballos. Fue la clase de película que es imposible de hacer en este país», señaló Kurosawa.

El rodaje duró más de 140 días y costó medio millón de dólares, una buena cantidad de dinero para esa época.

Deja un comentario:

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.