SINOPSIS: Un grupo de homosexuales se reúne en un apartamento de Nueva York para celebrar el cumpleaños de un amigo. Cuando transcurren las horas, después de beber y de subir el volumen de la música, la velada comienza a exponer las fisuras que existen entre su amistad y el dolor auto-infligido que amenaza con hacer trizas su concepto de la solidaridad.

Los chicos de la banda (The boys in the band) es una adaptación de la obra de Broadway del mismo nombre estrenada en 1968 y reestrenada en el 2018 por su 50 aniversario cuyos actores protagonizan esta obra fílmica para Netflix.

TAMBIÉN LEA: Crítica de El diablo a todas horas

TAMBIÉN LEA: Crítica de Circus of book

Un grupo de amigos, todos gay, se reúne en un departamento para celebrar el cumpleaños de uno de ellos. Pero la reunión es todo menos fraternal ya que salen a relucir prejuicios, recuerdos y heridas que llevan a una fiesta a la peor de las resacas, sin haber probado mucho alcohol.

Todo arranca bien en esta fiesta: el lugar, comida, bebida, globos, colores, luces. Pero cuando hay puntos pendientes por abordar estos ambientes festivos relajan los controles y fluye un vómito verbal de verdades.

El anfitrión tiene mucho que ver con esos golpes de sinceridad al iniciar un juego peligroso que busca a sus invitados enfrentar a esos amores que pegaron para siempre en el alma.

JUEGOS PELIGROSOS

los chicos de la banda
Los chicos de la banda, una adaptación de Broadway.

Eso lleva a muchos recordar que no es fácil el amor gay sobre todo en esa época, en la que se adapta la película (década de los 60 o 70), donde los prejuicios eran mayores a los de ahora. Aunque esas barreras todavía persisten como la ignorancia.

La película arranca divertida, musical por segundos, fresca, pero termina en un drama de brutal honestidad.

Jim Parson, más conocido como Sheldon Cooper, lleva buenos momentos de actuación ya que la mayoría del peso de la historia recae en él. Pero al verlo es difícil desligarlo de su personaje de la comedia The big bang theory. Algunos gestos de ese rol todavía le quedan en su trabajo.

En general todos están bien. Hacen un buen trabajo. Vale la pena destacar que todos los actores que participan en Los chicos de la banda son abiertamente gay, lo cual es un mérito en una industria que apoya este género hacia a las audiencias, pero detrás de cámaras no da muchas ventajas a esta minoría.

Disponible en Netflix.