SINOPSIS: Desesperado por salvar a su mujer, Willard Russell convierte sus oraciones en un sacrificio. Las acciones de Russel llevan a su hijo Arvin a pasar de ser un niño que sufre abusos a un hombre de acción. Los acontecimientos que se dan lugar en Knockemstiff (Ohio) desatan una tormenta de fe, violencia y redención.

En El diablo a todas horas la religión parece que enloquece a los personajes de esta película.

TAMBIÉN LEA: Crítica a Pienso en el final de Charlie Kaufman

TAMBIÉN LEA: Crítica a Vivo estrenada en Netflix

Protagonistas y secundarios de esta películas son creyentes hasta rozar con el fanatismo cuyas historias están entrelazadas por la religión.

De alguna manera En el diablo a todas horas la iglesia no funciona como un camino de redención, reconciliación o perdón. Sino como un escenario para el ejercicio de un poder ilimitado que desencadena crímenes.

La historia abarca el pasado y presente de los personajes donde los padres e hijos sufren el mismo destino, la misma tragedia, el mismo final. No hay tregua para ellos, sino un camino de suplicio e infelicidad.

el diablo a todas horas
El diablo a todas horas estrenada en Netflix.

Aquí todo se resuelve a balazos, porque ni la ley de Dios, ni de los hombres detiene a estos humanos llenos de ira, venganza y decepción. No hay momento de esperanza en esta película, sino solo de oscuridad.

Para contar esta historia El diablo a todas horas reúne a un elenco de buenos actores como Robert Pattinson, Tom Holland, Mia Wasikowska, Jason Clarke y Bill Skarsgård quienes en conjunto ofrecen interpretaciones aceptables sin destacar en individualidades. Salvo el gracioso momento en que Pattinson adopta un acento para disuadir  al hombre que lo pone en peligro. Después, no hay mucho para ahondar.

La película se hace larga y no porque dure más de dos horas, sino porque no ofrece nada más que su oscuridad y desesperanzador panorama de tierras habitadas por seres devotos de un Dios que los prodiga de locura, más no de amor. Bien dice el título El diablo a todas horas, porque de Dios no se siente ni un segundo en esta historia. Estrenada en Netflix.