More

    Resumen

    Hace millones de años, los seres cósmicos conocidos como los Celestiales comenzaron a experimentar genéticamente con los humanos. Su intención era crear individuos superpoderosos que hicieran únicamente el bien, pero algo salió mal y aparecieron los Desviantes, destruyendo y creando el caos a su paso. Ambas razas se han enfrentado en una eterna lucha de poder a lo largo de la historia. En medio de esta guerra, Ikaris y Sersi tratarán de vivir su propia historia de amor.

    Crítica a Eternals de Chloé Zhao

    Eternals ofrece una propuesta diferente a la vista en el universo cinematográfico de Marvel. Para verla con mucha paciencia.

    Todos estamos de acuerdo que Eternals de Chloé Zhao, reciente ganadora del Óscar a mejor directora por su película Nomadland, es diferente. No sigue la fórmula conocida de todas las películas de Marvel, sino se va más bien por una propuesta reflexiva sobre la humanidad.

    TAMBIÉN LEA: Crítica a Dune de Denis Villeneuve

    TAMBIÉN LEA: Crítica a El ejército de los ladrones

    Publicidad

    A estas alturas toda película de Marvel es esperada por todos. Además que los trailer de Eternals pintaban un buen filme. Pero cuando llegas a la sala de cine te encuentras con un producto diferente donde se imponen los diálogos por encima de las escenas de acción y efectos visuales.

    La primera escena resulta engañosa, porque es una buena entrada a la película. Pero luego ingresamos a secuencias donde los personajes hablan sobre su rol en la Tierra y lo que significa ser un humano. Una duda obvia, en el cine, entre aquellos que no pertenecen a este planeta.

    Por ello es que la directora aprovecha para hacernos una crónica de importantes eventos mundiales, primero, para presentar a los personajes. Son bastantes. Segundo para ingresar a esta suerte de debate. Esta introducción toma por lo menos la mitad de Eternals.

    Probablemente la idea era sustentar la decisión tomada por los Eternals hacia el final de la película. En este epílogo se da un interesante juego de traiciones que sucumbe al principio que en Marvel no existen villanos absolutos.

    También es diferente al momento de plantear un romance, porque no se queda en coqueteos o juegos como El capitán américa y una agente, o La viuda negra y Hulk. Sino que va más allá. Se enamoran e incluyen una escena sutil de sexo que me hizo recordar a un artículo de El País titulado «Curvas y músculos pero nada de sexo: por qué los héroes de Hollywood han abrazado el celibato», donde plantea que este tipo de escenas son ajenas a este género.

    Además me trajo a la memoria la escena de cama que hubo entre Clark Kent y Lois Lane en Superman 2 (1980), protagonizado por Christopheer Reeve. Hoy los superhéroes parece que no tienen otras necesidades más solo están enfocados en salvar al mundo.

    LA FOTOGRAFÍA

    Para narrar esta propuesta la directora se vale de una de sus fortalezas: la fotografía. Aprovecha los paisajes rurales para reflejar bonitas e iluminadas tomas panorámicas para destacar esos momentos de calma y meditación de sus personajes. Hay una toma buena que viene hacia el final cuando aparecen caminando Dane y Sersi por un parque, donde sus imágenes se diluyen ante el verde de un parque y el azul del cielo. (El nombre Sersi parece un troleo a los actores Kit Harington (Dane) y Richard Madden (Icaris), protagonistas de Juego de Tronos, cuyos personajes fueron víctimas de la villana Cersei).

    Luego hay buenos momentos cómicos hacia la mitad de la película cuando aparece Kingo (Kumail Nanjiani) conocido actor por sus papeles de comedia como la serie Sillicon Valley y la película Por eso lo llaman amor (The big sick). Su presencia le da respiro a la cinta y le otorga la frescura que otorga toda película de Marvel.

    Un punto a favor de los Eternals es la composición de personajes diversos que no solo poseen diferentes poderes, sino también habilidades diferentes. Como Makkari, personaje con discapacidad auditiva, interpretado por Lauren Ridloff. Además de un personaje LGTBI+ que irán descubriendo en la película. La reacción del público a esa «escena» es interesante.

    TAMBIÉN LEA: Crítica a la película coreana Terremoto 8.5

    Al margen de las fortalezas hay momentos en que la cinta se hace larga. No es un desastre como han concluido algunas reseñas cuyos autores probablemente esperaban un punto distinto de una ganadora del Óscar. Pero es para verla con mucha paciencia y poca expectativa.

    Si tenemos que concluir sobre Eternals, diremos que es diferente, reflexiva con buena fotografía. Nada más.