More

    Resumen

    El veterano Will Sharp, en un acto desesperado por conseguir dinero para cubrir las deudas médicas de su esposa, recurre a la única persona que sabe que no debería, su hermano adoptivo Danny. Danny le ofrece participar en un robo a un banco, el más grande en la historia de la ciudad. Will no puede decir que no. Cuando su intento de escape sale mal, los hermanos secuestran una ambulancia con un policía herido y una paramédica. Ahora deberán huir de un inmenso dispositivo de fuerzas de seguridad desplegado por toda la ciudad, mantener a sus rehenes con vida y de alguna forma tratar de no matarse entre ellos.

    Ambulancia: Crítica a la película de Michael Bay

    Ambulancia una nueva cinta de acción de Michael Bay.

    Michael Bay no traiciona su estilo. Ambulancia no es más que una excusa para contar una nueva historia a su estilo, sin variar, ni cambiarle nada a la fórmula Bay.

    Crítica a Moonfall de Roland Emmerich

    Publicidad

    Mientras veía la película empecé a recordar a Speed o como en Perú la llamamos Máxima velocidad, protagonizada por dos jóvenes Keanu Reeves y Sandra Bullock en 1994. Aquella buena cinta de acción los protagonistas son víctimas de un terrorista quien colocó una bomba en un bus lleno de pasajeros. Si los conductores detienen la unidad, entonces explota. La historia sigue esta aventura donde el fin no es desactivar la bomba, sino salvar las vidas.

    Ambulancia podría decirse que es lo mismo. En esta nueva propuesta de Bay dos asaltantes de bancos secuestran una ambulancia junto con un paramédico y un policía herido para escapar de las patrullas del FBI.

    Buena parte de la película la ambulancia no se detiene y ahí es donde se pone de manifiesto la fórmula Bay. Huidas espectaculares de los ladrones, policías persiguiendo, intercambio de sarcasmos, mujeres fuertes y valientes, y demás ingredientes que Bay suele usar con habilidad.

    En Ambulancia hay por lo menos dos escenas que superan al promedio. Una en que se utilizan drones para ir por arriba y abajo de un vehículo que sufre un accidente. Otra donde se debe intervenir sin anestesia a un policía herido llevado en la ambulancia conducida por los asaltantes de bancos. El resto no pasa de los mismos recursos vistos en el mundo de Michael Bay.

    MENOS DRAMA MÁS ESPECTÁCULO

    Pero en Máxima Velocidad el espectáculo no es la prioridad del director, sino el drama. ¿Cómo viven esos pasajeros su viaje en bus minutos después conocer que hay una bomba? En esta película no importa si el bus da volteretas o da giros nunca vistos en las carreteras, sino el humano y su ansiedad por escapar de ese bus bomba.

    En esta película de Michael Bay el espectáculo es más importante que las emociones. Que se vea bien esta cinta de acción resulta más relevante que el drama humano. Qué significa que dos delincuentes secuestren una ambulancia con un policía herido y una paramédica correcta. La cinta no responde esta interrogante. Mezcla las naturalezas de los personajes y plantea roba bancos buena gente, graciosos que hace difícil identificarlos como los villanos de la historia.

    Pero ese drama no es precisamente importante en el trabajo de Bay. El espectáculo es lo suyo. Solo que ver lo mismo, cansa, aunque se haya empleado los drones más sofisticados para hacer esta película.

    El veterano Will Sharp, en un acto desesperado por conseguir dinero para cubrir las deudas médicas de su esposa, recurre a la única persona que sabe que no debería, su hermano adoptivo Danny. Danny le ofrece participar en un robo a un banco, el más grande en la historia de la ciudad. Will no puede decir que no. Cuando su intento de escape sale mal, los hermanos secuestran una ambulancia con un policía herido y una paramédica. Ahora deberán huir de un inmenso dispositivo de fuerzas de seguridad desplegado por toda la ciudad, mantener a sus rehenes con vida y de alguna forma tratar de no matarse entre ellos.Ambulancia: Crítica a la película de Michael Bay