More

    Resumen

    Cuatro años después de la destrucción de Isla Nublar, los dinosaurios ahora viven y cazan junto a los humanos en todo el mundo. Este frágil equilibrio remodelará el futuro y determinará, de una vez por todas, si los seres humanos seguirán siendo los depredadores máximos en un planeta que ahora comparten con las criaturas más temibles de la historia.

    Jurassic World: Dominio, crítica a la película de Colin Trevorrow

    Jurassic World: Dominio cumplirá tus expectativas si compras tu entrada para entretenerte.

    Qué más puede ofrecer una película de la franquicia de Jurassic Park que no sea más dinosaurios violentos, acción y algunos momentos de terror. Quizás una mejor historia o mejores interpretaciones. Pero lo concreto es que Jurassic World: Dominio no da más que su fórmula vista muchas veces en las seis películas llevadas al cine. Sí, son seis. (Parece que quieren igualar a Star Wars, en número de películas).

    Jurassic Park: ¿Sabías que el libro parece una historia de terror que una película familiar?

    ¿Cómo construyeron al Indoraptor de Jurassic World: Reino Caído?

    Publicidad

    Además ¿por qué tendrían que salirse del molde? El espectador va ver dinosaurios y más acción que le entretenga. No busca relatos complejos o actuaciones dramáticas. Sino una película que los relaje del día a día. En ese sentido esta película cumple con esas expectativas. No ofrece ni más ni menos. Solo lo preciso y suficiente. Nada más.

    Como sucede con cada entrega siempre tiene que existir una idea. En este caso nos plantea la siguiente pregunta: ¿qué sucede si los dinosaurios conviven con los humanos? Pues Jurassic World: Dominio dirigida por Colin Trevorrow deja claro que nada bueno.

    No es que los dinosaurios nos hagan la vida imposible. Todo lo contrario. Los humanos le hacen vida difícil a esta nueva especie y los utilizan para sus fines maléficos.

    Como sucede en este tipo de relatos la ciencia no está a favor del progreso de la humanidad, sino de las ambiciones del científico. No importa cuánto daño haga un nuevo avance a los humanos, sino cómo satisface el ego del genio maléfico. Así es. Asistimos a una nueva historia de un científico malo que pondrán en aprietos al planeta con sus imaginaciones y fantasías.

    ¿Vale la pena la entrada?

    La película se desarrolla por ese camino sin dejar de lado los elementos de la fórmula. Gracias a ello es que ofrece una buena escena de acción entre dinosaurios, una moto y un un avión. El resto solo está en el promedio.

    Luego se le adereza con un poco de nostalgia reivindicando a personajes vistos en la primera franquicia, como lo hicieron con Star Wars cuando estrenaron El despertar de la fuerza y resucitaron a los envejecidos Leia, Luke y Han Solo. Es que en estos tiempos la nostalgia vende (todavía).

    Si lo que buscan en entretenerse con esta película, pues compre su entrada. No saldrá decepcionado. Si quiere algo más, pues no lo encontrará. Jurassic World: dominio solo apuesta a ganador. Además ¿para qué arriesgar?

    Jurassic World: Dominio, crítica a la película de Colin TrevorrowCuatro años después de la destrucción de Isla Nublar, los dinosaurios ahora viven y cazan junto a los humanos en todo el mundo. Este frágil equilibrio remodelará el futuro y determinará, de una vez por todas, si los seres humanos seguirán siendo los depredadores máximos en un planeta que ahora comparten con las criaturas más temibles de la historia.