More

    Air: Crítica a la película de Ben Affleck

    Air cuenta la historia de las negociaciones entre Nike y Michael Jordan para que el jugador sea la marca de la empresa.

    SINOPSIS

    Narra la increíble y revolucionaria asociación entre Michael Jordan -un novato en ese momento- y la incipiente sección de baloncesto de Nike, que revolucionó el mundo del deporte y la cultura contemporánea con la marca Air Jordan. Cuenta la atrevida apuesta que definió la carrera de un equipo poco convencional, la visión implacable de una madre que conoce el valor del inmenso talento potencial de su hijo, el fenómeno del baloncesto que se convertiría en el más grande de todos los tiempos.

    Las películas deportivas plantean misiones complicadas. Siempre hay un soñador que cree posible el objetivo cuando el resto dice lo contrario. El camino se vuelve una rutina de persuasión a hombres y mujeres duras, diálogos inspiradores, sazonado con un poco de humor, hasta que el héroe lo consigue. Así funciona Air, la nueva película de Ben Affleck, disponible en Prime Video.

    También lea: Crítica a Avatar 2, la película de James Cameron

    Air es una historia inspirada en las negociaciones desarrolladas entre Nike y Michael Jordan para que el jugador sea la imagen de la compañía en los años 90.

    Hoy Nike es una reconocida empresa mundial, pero por esa época tenía un poco más del 10 por ciento del mercado como se señala al inicio de la película. Además Jordan no quería trabajar con esta marca, según él, no le inspirada nada y prefería mantener sus vínculos con Adidas.

    Publicidad

    Así planteado el panorama es que Sony Vaccaro, uno de los ejecutivos de Nike e interpretado por Matt Damon, se propone convencer al jugador de baloncesto para que represente a la compañía. A lo mencionado anteriormente hay que agregar que Jordan por esos años ya era una estrella de la NBA.

    Al inicio Vaccaro no fue tomado en serio, hasta que sus decisiones impulsivas llevadas por la intuición terminaron por involucrar a los ejecutivos de Nike y sumarse en esta cruzada deportiva.

    La película resulta divertida, entretenida y por momentos reveladora al aportar datos interesantes sobre las compañías involucradas en estas negociaciones.

    Pero lo más importante es que devuelve a Ben Affleck a su puesto de director, trabajo que interrumpió y no ejercía desde el 2016, año en que dirigió Vivir la noche.

    Air y el regreso de Ben Affleck

    Luego de esa película vino un lapso en que Affleck interpretó a Batman, se divorció, protagonizó un par de filmes interesantes y regresó con su ex Jennifer López. Pero gracias a Air vemos al Affleck que entregó Desapareció una noche, Atracción Peligrosa y Argo, película ganadora del Óscar.

    Air es una buena película al margen de aplicar una fórmula conocida en el género. La hace buena sus interpretaciones actorales. Primero de Matt Damon a quien se le ve cómodo, fluido, franco e inspirador. Su trabajo congenia bien con Ben Affleck quien, además de dirigir la película, actúa, y con Jason Bateman. Los tres interpretan a los personajes que deberán convencer a Jordan.

    Viola Davis personifica a la madre de Jordan con mucha solvencia y carácter. La mamá del jugador fue clave en estas negociaciones y así se asume en la película. Lo curioso es que Jordan no figura en la película. Solo está su presencia ya que se deja al resto de actores en estas conversaciones que tomen el protagonismo de esta historia.

    Air no decepciona y la van a pasar bien. Está disponible en Prime Video.

    Publicidad

    MÁS CRÍTICAS

    Narra la increíble y revolucionaria asociación entre Michael Jordan -un novato en ese momento- y la incipiente sección de baloncesto de Nike, que revolucionó el mundo del deporte y la cultura contemporánea con la marca Air Jordan. Cuenta la atrevida apuesta que definió la carrera de un equipo poco convencional, la visión implacable de una madre que conoce el valor del inmenso talento potencial de su hijo, el fenómeno del baloncesto que se convertiría en el más grande de todos los tiempos.Air: Crítica a la película de Ben Affleck