Inicio Noticias El Fury: Un pequeño y rápido Sherman

El Fury: Un pequeño y rápido Sherman

1230
0
Corazones de Hierro
El Fury de Corazones de Hierro.

Las fuerzas alemanas están prácticamente destruidas. Los aliados avanzan sobre Alemania. Los soldados escoltados por los tanques Sherman toman los pueblos que aparecen en el camino.

Los germanos ofrecen resistencia, pero esta fuerza viene pobladores poco entrenados en estrategias militares, y hasta de niños, mujeres y ancianos, que se resisten a caer en manos de sus rivales. Y como ellos hay máquinas que aún quieren dar batalla: los tanques Panzer. Uno de ellos aparece para enfrentar las máquinas norteamericanas.

Cuatro tanques Sherman en línea avanzan sobre su homólogo alemán. Disparan, pero parece que no le hacen nada, mientras que el Panzer alemán de un solo impacto destruye uno a uno los vehículos aliados.

Hasta que frente a frente aparece el Fury, por un lado, y el Panzer por el otro.

El Fury es más rápido, lo rodea; dispara, pero igual no le hace nada. El Panzer lanza su pólvora y golpea fuerte contra el tanque norteamericano. Los soldados en el interior sienten el fuerte impacto. Hasta que el Fury logra rodearlo y de un disparo, “mata” al Panzer.

Así se describe una de las escenas de la película Corazones de Hierro (Fury) estrenada en el Perú, (y aunque no lo crea también en Arequipa) que funciona como un homenaje a los tanques Sherman fabricados en Estados Unidos para enfrentar la Segunda Guerra, pero principalmente a los poderosos tanques alemanes, los Panzer.

Hasta la actualidad se considera que los Panzer fueron los tanques más poderosos de la historia militar. Discovery Channel lo pone en el puesto 8 de los mejores de toda la historia. Al Sherman norteamericano en el puesto 10.

NACIDO PARA VENCER
Pero los Sherman tenían algo que los Panzer no tenían: velocidad. “Era como conducir un coche”, declaró uno de los veteranos de la Segunda Guerra Mundial a Discovery Channel.

Además de lo velocidad jugó a favor de los Sherman, la cantidad de máquinas que mandó construir el gobierno de los Estados Unidos. Se fabricaron 50 mil aproximadamente, y se dice que por cada Panzer, había 10 Sherman (recibieron el nombre de Sherman por el general William Tecumseh Sherman reconocido como el primer general moderno). En este caso la cantidad venció a la calidad.

Sherman
Un tanque Sherman hecho para la Segunda Guerra Mundial.

“Las dotaciones de los carros alemanes tenían mucha más experiencia en combate que sus homólogas norteamericanas pues llevaban más tiempo combatiendo en todos los frentes. Pero la calidad nunca se podría imponer a la cantidad.La desventaja germana era tremenda en cuanto al número de carros en los frentes oriental y occidental”, opinó el historiador Lucas Molina Franco al blog De bacterias y batallas del diario ABC de España.

En contra de los Sherman estaba su blindaje, que era muy fino. Cualquier impacto podría atravesarlo. Otra desventaja era que llevaba 500 litros de gasolina en la parte delantera lo que lo hacía vulnerable a incendios en caso haya un ataque.
Pero al margen de sus deficiencias, los soldados le tenían cariño. Confiesan al documental de Discovery Channel, que también lo usaban para algunas tareas domésticas.

Por ejemplo, al terminar de lavar su ropa, colgaban las prendas en la parte trasera porque su motor les ayudaba secarla más rápido. También podían calentar agua para el te con el calor que emanaba la máquina.

CÓMO ERAN SUS RIVALES: LOS PANZER
Invencibles para los nazis, los Panzer (en alemán, vehículo blindado de combate) ayudaron a los objetivos alemanes, pero tuvieron un mal debut. Fueron estrenados en la batalla de Kursk, en Rusia. Llevaron 200, pero fueron derrotados por los tanques rusos: los T-34.

Después de esa lección fueron rediseñados. Copiaron el modelo ruso y se hicieron más poderosos. Tenían un largo cañón creado con tecnología antitanque que lograban mantener una mayor cantidad de pólvora y elevar su potencia. Sus impactos podían destruir a dos kilómetros de distancia.

Tenían un blindaje inclinado con un grosor de 80 milímetros que hacía que si el ataque rival era frontal el disparo rebotara.

Parecían invencibles en un primer momento, pero se hicieron vulnerables cuando aparecieron más Sherman y las fuerzas alemanas empezaron a caer.

Deja un comentario:

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.