Día del Atentado (Patriots Day) se basa en el atentado ocurrido el 15 de abril del 2013 en la maratón de Bostón en los Estados Unidos. El ataque terrorista mató a tres ciudadanos y dejó más de 200 heridos. Dos jóvenes, de origen checheno, fueron responsables de estas explosiones.

La película está protagonizada por Mark Whalberg, pero también está acompañado por J.K. Simmons (ganador del Óscar por Whiplash), John Goodman y Kevin Bacon.

La película cuenta cronológicamente los hechos desde la organización de la maratón hasta la persecución y captura de uno de los responsables.

Lo mejor

Tiene dos buenos momentos. Cuando se describen las explosiones. Cuando las ollas de presión explotan y generan caos entre los asistentes al evento deportivo. Y otro cuando la policía se enfrenta a uno de los responsables del ataque. El enfrentamiento es feroz, impacta. Además demuestra que los terrorista lejos de arrepentirse estaban dispuesto a continuar derramando más sangre en el país. Ese evento representa a los villanos de esta historia como seres incapaces de dar un paso un atrás y pedir perdón a la sociedad por sus actos. Nada más lejos de esos sentimientos. Ellos solo querían terror. Nada más.

También lea: Ingobernable, una serie que huele a telenovela

La película, por momentos, combina imágenes reales con las escenas grabadas para la película.

El objetivo de la cinta es obvio. Recordar este momento, por un lado, con dos jóvenes que no sienten empatía por la sociedad norteamericana, y por otro subrayar la solidaridad mostrada por los ciudadanos de Boston mostrada luego del atentado y los esfuerzos que hicieron la policía, FBI y otras agencias del país para encontrar a los responsables. Digamos que la cinta servirá para que las futuras generaciones no olviden este acontecimiento. También funciona como un homenaje a las víctimas.

Pero también peca de incluir demasiados personajes que no llegan a profundizar sus intenciones y motivaciones, y dejan, por momentos, la impresión que el personaje de Mark Whalberg es irrelevante. En algunos tramos de la película se le ve como el elemento moral de la historia, quien cuestiona, con superficialidad, las acciones de las autoridades, y por otro actúa como el factor existencial y reflexivo de la historia. Si hubieran excluido su participación, igual se hubiera desarrollado sin problemas este relato.

El día del atentado es una historia para no olvidar. Un homenaje a las víctimas de la maratón del 2003.

 

Te puede interesar

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.