Inicio Crítica Los dos papas y sus diálogos ligeros

Los dos papas y sus diálogos ligeros

Los dos papas, dirigida por el brasileño, Fernando Meirelles, protagonizada por Jonathan Pryce y Anthony Hopkins.

292
0

Los dos papas de Fernando Meirelles describe conversaciones entre el papa Benedicto XVI y el entonces cardenal argentino, Jorge Mario Bergoglio, hoy papa Francisco, antes de la renuncia de Benedicto.

TAMBIÉN LEA: Los dos papas y la réplica de la capilla Sixtina

Bergoglio pide renunciar a su cargo. Esa oportunidad permite iniciar una serie de diálogos entre los dos personajes.

Jorge Bergoglio aparece más campechano, hincha del fútbol, práctica la caridad en las calles. En cambio, Benedicto XVI es más predecible, conservador, hincha de la música clásica y crítico del estilo del argentino.

Los estilos chocan al inicio, pero cuando exponen sus pecados, la relación se estrecha. Los errores en sus gestiones los une. No obstante, se percibe que las culpas de Benedicto XVI son mayores y la película los pasa por agua tibia. Solo una ligera y corta indignación de su interlocutor, y a continuación, calma.

Cuando la película debía ser más punzante, se vuelve más ligera e imita el «voltear la página» que pregona el Vaticano.

La película profundiza más en las cualidades de Bergoglio (la voz argentina asignada para describir su historia en Argentina, en la versión latina, parece falsa). Para Benedicto solo destina minutos a conocer su dilema si dejar o no el cargo apelando, además, al silencio de Dios percibido por inexistentes respuestas ante reiterados llamados del Pontífice.

Los dos papas crece cuando los personajes confiesan sus pecados, principalmente, en la capilla Sixtina. En esa escena se observa las buenas actuaciones de Jonathan Pryce (Francisco) y Anthony Hopkins (Benedicto XVI).

No es una película brillante, pero puede disfrutarse por el trabajo de los actores. Disponible en Netflix.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.