el último baile
Scottie Pippen y Toni Kukoc en las olimpiadas de Barcelona 1992.

La serie documental, El último baile, estrena cada semana dos capítulos del éxito de los Chicago Bulls y Michael Jordan.

TAMBIÉN LEA: Michael Jordan, un hombre nacido para encestar todo

TAMBIÉN LEA: Circus of books, una buena crónica de una librería de revistas gay

El episodio cinco se enfoca en el carácter competitivo de Jordan durante la campaña desarrollada para conseguir el primer tricampeonato.

Michael Jordan era tan competitivo que le gustaba ganar hasta los entrenamientos. Hay dos momentos que describen mejor esta personalidad.

Uno, y el más revelador, es cuando Jordan integró el equipo de baloncesto de los Estados Unidos para los juegos olímpicos de Barcelona 92.

El denominado Dream Team enfrentó al equipo de Croacia liderado por Toni Kukoc.

A oídos de Jordan y Scottie Pippen, llegaron rumores que el entonces gerente de los Chicago Bulls, Jerry Krause, quería contratar al croata para reemplazar a Pippen.

Jordan y Pippen enterados de esta información extraoficial tomaron una decisión: «Dejen a Kukoc a nosotros». Así lo hicieron.

No lo dejaron jugar. Lo bloquearon en todo momento. Era marcado y deslucieron su juego. Al final del juego Pippen concluyó: no está  nivel de la NBA.

Kukoc no entendía porque esa pareja de jugadores se comportó así con él. Los equipos volvieron a enfrentarse en las finales, pero el resultado fue el mismo. Jordan y Pippen se impusieron.

El croata jugaría luego en los Chicago Bulls.

Toni Kukoc jugó en los Chicago Bulls desde 1993 hasta el 2000.

EL ÚLTIMO BAILE: LOS TRIPLES

el último baile
Michael Jordan frente a Clyde Drexler a quien le hizo hasta cinco triples.

Lo mismo en uno de los partidos jugados con los Blazers. Los medios lo compararon con el jugador, Clyde Drexler. Jordan se sintió ofendido. Así lo confirmó en la serie documental, El último baile.

En el partido su performance fue increíble. Solo en la primera mitad, Jordan hizo cinco anotaciones de tres puntos, un récord no visto por esos años. A Drexler se le veía preocupado; perdió el partido.

Magic Johnson, otro grande del baloncesto norteamericano, confirma el nivel competitivo de Jordan. No quería perder ni los entrenamientos, ni el juego de cartas, confirmó Johnson.

LAS APUESTAS

Jordan era un aficionado al juego de cartas. Tuvo problemas con esta afición que lo relacionó con un estafador, e incluso fue a juicio por este vínculo. Los medios especularon sobre una posible adicción al juego, que hasta la fecha el jugador niega.

No obstante ese escándalo lo apartó un poco del aficionado que lo tenía en un pedestal.