disclosure
Laverne Cox, actriz de Orange is the new black.

Fácil es criticar de afuera, pero difícil ponerse en los zapatos del otro. Reforzamos estereotipos y obligamos con nuestras palabras a que el afectado los acepte. «Así es, pues», les decimos. «Así será entonces», acepta ¿no? Disclosure es un documental de Netflix que habla del retrato fabricado por Hollywood de los transexuales.

TAMBIÉN LEA: Dark no es fácil pero fascina

En casi hora y media de duración Disclosure, actores, actrices, productores, guionistas y trabajadores ligados a la industria del cine explican por qué hay una idea de los transexuales en las películas y series, que merece un cambio.

Disclousure muestra los estereotipos más comunes: hombres vestidos de mujeres para hacer reír, transexuales criminales, dedicados a la prostitución. O personajes enfocados exclusivamente en su cambio de sexo y como el consumo de hormonas los transforma, pero para mal.

La idea se refuerza una y otra vez hasta que la audiencia asume que todos son iguales. Cuando hay hombres y mujeres que guían sus vidas de otra manera.

DISCLOSURE: SE REQUIERE UN CAMBIO

Las películas son un poderoso vehículo cultural para reforzar, o en el mejor de los casos, cambiar la idea que tiene el público hacia una minoría. Hubo un tiempo, por ejemplo, donde la gente de color solo interpretaba a personajes de sirvientes  y en la actualidad latinos haciendo exclusivamente de narcotraficantes. O actrices personificando a periodistas que solo obtienen primicias teniendo relaciones con la fuente.

A las minorías afectadas les molesta ese molde. Se sientan en una sala de cine y cuando ven esa proyección, tiran la cabeza hacia atrás y dicen: «¡No!, otra vez». A ellos les molesta y por eso antes de criticar a alguien por decir que determinado mensaje, marca o película es ofensivo, por raza, género, nacionalidad, profesión o religión, póngase en su lugar, medite, respire y luego opine.

Disclousure es un documental bastante educativo. No solo se centra en eso estereotipos, sino en cómo ha avanzado esta comunidad en Hollywood con el paso de los años. Una película como Una mujer fantástica de Sebastián Leilo, protagonizada por una mujer transexual, ganó el Óscar a mejor película extranjera, el primer premio para Chile. Mientras la actriz, Laverne Cox, interpreta bien a una reclusa en la popular serie Orange is the new black abordando todos los matices posibles que afectan su vida.

Los tiempos cambian, pero todavía no es suficiente. Vean este documental con mente abierta y cambie un poco el chip (sí, al poco empático le va a costar mucho). Aunque sea un poco.