SINOPSIS: Cuando Ma Rainey, la «Reina del Blues», graba su nuevo disco en un estudio de Chicago en 1927, se disparan las tensiones entre ella, su agente, su productor y sus compañeros de banda.

La madre del blues (Ma Rainey’s Black Bottom) aborda la grabación de la canción Black Bottom de Ma Rainey para retratar la personalidad de la cantante, una leyenda del género en los Estados Unidos.

TAMBIÉN LEA: Crítica a Druk, la nueva película de Mads Mikkelsen

TAMBIÉN LEA: Crítica a La mujer maravilla 1984

La grabación de ese tema no fue fácil. Hubo mucha tensión. Por un lado un cantante llamado Leeve (Chadwick Boseman) intentando vender su talento. Por otro, una cantante, Ma Rainey (Viola Davis), pretendiendo poner condiciones en tiempos difíciles para la gente de color.

Los egos y resentimientos afloran explotando en medio de la grabación de la canción.

La película se desarrolla en apenas escenarios de interiores. Las personalidades chocan en un set de grabación. Pero desde el inicio se observa esta colisión en un pequeño concierto.

la madre del blues
La madre del blues en Netflix.

Los diálogos ayudan a entender sus conductas. La cantante está cansada que la utilicen como un objeto generador de dinero, y el cantante que no entiendan que es un prodigio musical. No obstante, los dos tienen cicatrices en común que los convierten en seres frontales y hasta desagradables.

El maquillaje aplicado a Viola Davis para interpretar a Ma Rainey, devela la soberbia y seguridad de su personaje. Incluso parece que pintara su cara con descuido, como sino le importara la estética, ni la opinión del resto.

Pero Chadwick Boseman no requiere de estos polvos para transmitir un personaje convencido de su talento, pero dejando que sus heridas interfieran en su trabajo. Esta es la mejor interpretación ofrecida por Boseman en su carrera.

La madre del blues sostiene su hora y media de historia en las buenas interpretaciones de sus actores y diálogos desarrollados en interiores pequeños insuficientes para egos grandes.