More

    Resumen

    Henry es un monologuista cómico de humor incisivo. Ann, una cantante de renombre internacional. Centro de todas las miradas, juntos forman una pareja feliz rodeada de glamur. El nacimiento de su primogénita, Annette, una niña misteriosa con un destino excepcional, les cambiará la vida.

    Crítica a Annette de Leos Carax

    Annette es un musical del director Leos Carax (Holy Motors) que cuenta la historia trágica de amor de dos artistas. Las canciones son simples, hay escenas arriesgadas y un interesante uso de las metáforas.

    En un mundo que se va virtualizando con más intensidad por acción de una pandemia inesperada, las películas llegan con más facilidad a nuestras manos como Annette.

    TAMBIÉN LEA: Crítica a The green knight

    TAMBIÉN LEA: Crítica a Coda con Eugenio Derbez

    Annette es la nueva película del director, Leos Carax, quien emocionó a mucha crítica con su cinta Holy Motors en el 2012. Se dicen muchas cosas sobre la fecha de estreno de esta película. Lo cierto es que Mubi la proyectará en Latinoamérica a fines de este año (26 de noviembre). Si llega a una sala de cine, no hay evidencia, ni indicio razonable que así y si se concreta probablemente se proyecte en el 2022 en el Perú. Así que amigo cinéfilo aprovecha que ya está a tu disposición para apreciarla y ponerte a pensar un poco en ella.

    - Advertisement -

    Esta película es un musical que como toda cinta de este género tiene sus diálogos cantados, escenografías de colores, otras de fantasía, fotografía espectacular, personajes animados y otros.

    Annette no es ajena a estos a recursos, aunque los lleva a su terreno. Los diálogos cantados son bastante simples. La letra no es tan complicada ni trata de ser explícita sobre los sentimientos de los personajes. Es como si usted amigo lector se le ocurriera cantar: «Ya está el desayuno, vengan a la mesa» y lo haga una y otra vez. Así se desarrolla en Annette.

    No hay escenarios pomposos ni colores destacados. Además la historia no es precisamente una alegoría o un homenaje a la diversión, sino un relato de amor con olor a tragedia. Si una película le pone al inicio una escena donde los protagonistas se aman y adoran, entonces eso no va a terminar bien. Alguna tragedia asomará en el horizonte como Annette y con eso no estoy adelantando el final; solo advirtiendo que el final no será feliz.

    Otras tomas con riesgo son, por ejemplo, cantar mientras tienes sexo. Claro que en la vida real eso no existe, porque tu cabeza y manos están entretenidas en otras partes del cuerpo, y tu garganta solo expulsa una solo nota. Pero en la película funciona y se ve bien. Además de erótica, transmite el amor que se prodigan los protagonistas (no recuerdo un musical con ese tipo de escenas de sexo).

    Lo mismo sucede con otra en que supuestamente los amantes bailan y discuten sobre un barco. Una escena que suena más a metáfora que algo literal, cuyo significado se daría más adelante cuando aparece una piscina abandonada, llena de musgo y cercada por una cinta amarilla.

    Annette no es precisamente un musical de espectáculo o con mucho brillo, de bailes perfectos y música pegadiza, sino más sobria, simple, correcta en su fotografía, concentrada en ejecutar esta trágica historia de amor tratando de alejarse de los clichés del género. Es una apuesta arriesgada que funciona en forma correcta.