More

    Resumen

    Un pequeño ejército de criminales bien entrenados y liderados por Laszlo Antonov ha secuestrado el Eurostar en las profundidades del Canal de la Mancha.

    Crítica a SAS: El ascenso del cisne negro de Netflix

    SAS: El ascenso del cisne negro ofrece acción, escenas violentas, venganzas y una conspiración reforzada con esos giros finales que intentan dejarte boquiabiertos.

    La película SAS: El ascenso del cisne negro (SAS: Red Notice) aparece entre las más populares en Netflix gracias a su fórmula de acción, venganza y conspiración.

    TAMBIÉN LEA: Crítica a Cielo Rojo Sangre

    TAMBIÉN LEA: Crítica a Sweet Girl con Jason Momoa

    En el fondo se parece a Sweet Girl, otra de las cintas más vistas en esta plataforma, protagonizada por Jason Momoa. Porque recurre a los mismos recursos para entretener al público. Incluso tiene un par de giros finales que llevan la historia hacia otro lado. Cambios de tuercas que no hacen más que reforzar una teoría de la conspiración a esta historia.

    - Advertisement -

    Pero en SAS: El ascenso del cisne negro tiene a su favor aceptables escenas de acción y un juego donde solo están invitados villanos que buscan satisfacer sus intereses particulares. En esta historia solo hay chicos y chicas rudas que solucionan sus cuentas pendientes a golpes y disparos. Detrás de ellos existen otros más poderosos, que difícilmente mancharán de sangre sus manos, conspirando para mantener su tajada en este juego de poder y dinero.

    Otra imagen interesante es ver al protagonista que se ve vulnerable, herido, hecho pedazos por la presión que supone enfrentar a una terrorista dura y dispuesta a matar sin piedad a quien se atraviese en su camino.

    Pero por el resto, la cinta solo es una más cuyo objetivo, una vez más, es entretener con una fórmula harto conocida, sin riesgo, bastante convencional y actuaciones básicas. El entretenimiento no tiene porque ser vacío, requiere de riesgo, sustancia y buenas interpretaciones. Tienen a buenos actores como Tom Wilkinson y Andy Serkis, conocido por su trabajo como Gollum en El señor de los anillos, y no los saben aprovechar.

    Con el objetivo cumplido, SAS: El ascenso del cisne negro no solo tiene el éxito garantizado, sino probablemente una secuela. Porque la escena final, aquella colocada en medio de los créditos, parece indicar que se viene una segunda parte de esta película. Así que espere un par de años amigo lector que ya viene la continuación de esta historia de cisnes. Véala en Netflix.