More

    Resumen

    Los acaudalados hermanos Phil (Cumberbatch) y George Burbank (Plemons) son las dos caras de la misma moneda. Phil es elegante, genial y cruel, mientras George es impasible, quisquilloso y amable. Juntos son copropietarios de un enorme rancho en Montana. Es un lugar la rápida modernización del siglo XX se mantiene y en el que la figura de Bronco Henry, el mayor cowbow que Phil ha conocido jamás, es venerado. Cuando George se casa en secreto con una viuda del pueblo, Rose (Dunst), Phil, sorprendido y furioso, lleva a cabo una guerra sádica e implacable para destruirla por completo usando a su afeminado hijo, Peter, como peón.

    Crítica a El poder del perro de Jane Campion

    El poder del perro, la nueva obra de Jane Campion, directora de la buena película El piano. Una historia de personajes donde los detalles cuentan al final.

    Al terminar de ver la nueva película de Jane Campion, El poder del perro, leí algunas críticas escritas sobre este filme. La mayoría coincide que es una buena obra con mucho potencial para ganar el Óscar de esta temporada, pero cada uno de los críticos defiende esta propuesta con diferentes argumentos. Cada uno lo entendió de una manera distinta.

    TAMBIÉN LEA: Crítica a La mujer del espía, estrenada en Mubi

    TAMBIÉN LEA: Crítica a Clara Sola, película ganadora del festival de cine de Lima

    Publicidad

    Después de ver el final de la película, me quedé pensando una y otra vez en esta historia. Repasando unas escenas y chequeando algunos diálogos. No es precisamente una película que olvides con rapidez, sino que genera un debate interno. 

    Creo que es una película donde importan mucho las actuaciones de los personajes. La toma inicial presenta a los cuatro protagónicos con rasgos que podrían marcar su posición frente a la historia. Sin embargo esa escena solo es una ilusión. Porque a lo largo de la película vemos detalles desconcertantes que le dan otro matiz al guion.

    Por eso es que, por ejemplo, me llamó la atención la escena en que el muchacho supuestamente débil y afeminado aparece luego en la mitad de la película matando un conejo. Esa escena es engañosa. Verlo al inicio acariciar a este animal ayuda a su imagen de fragilidad. Pero cuando segundos después reaparece con el mamífero abierto por la mitad jugando al médico, te hace pensar en su verdadera naturaleza.

    Estos detalles son importantes porque ayudan a comprender el final. No me queda claro si estamos ante una historia sobre la eterna lucha entre la masculinidad tóxica o machismo mezclada con homofobia, donde a palos los hombres aprenden a ser hombres, o es que todo es un plan para deshacerse de uno de los personajes principales y facilitar una buena vecindad a unos recién casados. Bajo esta premisa está más claro que la debilidad para algunas personas solo es una piel, una capa de su personalidad que oculta su verdadera naturaleza.

    La principal fortaleza de El poder del perro son sus buenas actuaciones. Benedict Cumberbatch actúa bien incluso cuando está en silencio. Su mirada y respiración hacen posible notar la incomodidad de su personaje. También rescato el trabajo del actor, Kodi Smit-McPhee, quien oculta bien las intenciones del muchacho afeminado. A ellos sumar a Kirsten Dunst quien logra bien una mujer atormentada y frágil.

    Hay un buen aprovechamiento de los paisajes naturales utilizados para grabar la historia, y obtener una buena fotografía. También debo subrayar la música.

    Creo que El poder del perro es una buena película. No sé si mi interpretación esté correcta. Pero me gusta un filme que rete y te haga pensar una y otra vez sobre lo visto.