More

    Resumen

    Basada en hechos reales, la película se centra en el duelo entre Jean de Carrouges y Jacques Le Gris, dos amigos que se convirtieron en rivales. Cuando la mujer de Carrouges, Marguerite, fue acosada por Le Gris, un cargo que él niega, ella no se queda callada y le acusa, un acto valiente y desafiante que pone su vida en peligro. El consiguiente duelo a muerte determina el destino de los tres.

    Crítica a El último duelo de Ridley Scott

    El último duelo de Ridley Scott avanza lento hacia un final prometedor. Buena actuación de Jodie Comer.

    Si El último duelo (The last duel) se hubiera reducido solo al último capítulo de la historia sería un peliculón. La película dirigida por Ridley Scott (Alien, Blade Runner, Misión Rescate) retrata una historia de reivindicación femenina en un tiempo en que se creía que el rol de la mujer solo se reducía a dar hijos.

    TAMBIÉN LEA: Crítica a Sin tiempo para morir, la última película de Daniel Craig como James Bond

    TAMBIÉN LEA: Crítica a la nueva película de Venom con Tom Hardy

    Publicidad

    El último duelo cuenta la historia de un abuso cometido contra una mujer y cómo su esposo exige satisfacciones al agresor en un duelo a muerte. Para narrar este drama, este relato se divide en tres capítulos. Cada protagonista cuenta desde su punto de vista cómo ocurrieron los hechos.

    El esposo, el agresor y la mujer atacada describen desde una forma particular los acontecimientos. Al tener esta oportunidad cada uno tiene un punto de vista hacia los hechos y se describe cómo ellos creen que el resto los ve. Por eso es que los hombres se ven asimismo como hombres tiernos, divertidos, leales. En el caso del esposo, amoroso con su pareja y el abusador, un hombre divertido, gracioso que se siente correspondido por su víctima.

    Pero la verdad viene en el tercer capítulo, como se señala en la película, cuando llega la versión de la mujer y es allí cuando cambian las naturalezas de los personajes masculinos.

    Ya no son tiernos ni amorosos, sino abusivos y déspotas. El cambio más notorio es el personaje interpretado por Matt Damon, quien interpreta al esposo de esta mujer. No se le observa protector y cálido, sino todo lo contrario, incluso agresor en la intimidad. Aquí la interpretación del actor es buena, porque entrega tres distintas interpretaciones a lo largo de la película.

    EL MEJOR EPISODIO DE EL ÚLTIMO DUELO

    Decimos que el mejor capítulo es el tercero, no solo por estos detalles, sino también por la tragedia que debe atravesar una mujer para demostrar que fue víctima de violencia sexual. Pero no solo se trata de sustentar el delito, sino también demostrar su inocencia. Porque para los juzgadores se debe aclarar, primero, si la mujer no dio motivos para el ataque y luego sancionar, si es que cabe esa posibilidad, al violador.

    En este episodio aparece enorme, la actriz, Jodie Comer (Killing Eve, Free Guy), ofreciendo una buena interpretación al lograr un personaje inteligente, valiente y coherente.

    Es obvio que por esos años (la película se ambienta en el siglo XIV) la mujer no tenía derechos. Pero al escuchar los argumentos sobre el abuso sexual se nota tan vigente en la actualidad que parece no haber mucha diferencia entre aquellos años de oscuridad y hoy.

    Otra bondad de la película también son los detalles. Como aquellos en que describen los rituales previos a la luna de miel de la pareja o el final del duelo que supone un triste epílogo para el caballero perdedor. Incluso en esta escena no importa el honor de la mujer, sino la del varón ganador.

    Interesante película, El último duelo, de Ridley Scott, quien este año entregará otra película, La casa de los Gucci (House of Gucci) con un reparto liderado por Lady Gaga. El último duelo es un filme que va lento, pero que ofrece una buena recompensa hacia el final.