More

    Resumen

    Eddie Brock (Tom Hardy) y su simbionte Venom todavía están intentando descubrir cómo vivir juntos cuando un preso que está en el corredor de la muerte (Woody Harrelson) se infecta con un simbionte propio

    Crítica a Venom: Carnage liberado con Tom Hardy

    Venom ya no es un monstruo que da miedo, sino un personaje divertido.

    Venom ya no es un villano o un monstruo que atemorice, sino un chiste, una broma, un personaje divertido con problemas para trabajar en equipo con el periodista, Eddie Brock. Venom: Carnage liberado nuevamente está protagonizada por Tom Hardy y ahora dirigida por Andy Serkis.

    TAMBIÉN LEA: Crítica a Shang-Chi y La leyenda de los diez anillos

    TAMBIÉN LEA: Crítica a SAS: El ascenso del cisne negro

    Publicidad

    Venom: Carnage liberado está hecha para divertir con Venom, más no dar miedo. Las preocupaciones del personaje son bastante básicas: comer en libertad lo que le trae problemas con Brock quien le pone algunas prohibiciones.

    Ahí se da un divorcio en un momento inoportuno, porque aparece un Venom más malo, serio, oscuro, que sí quiere gobernar al mundo. Entonces el reto de Brock y el «Venom bueno» es empezar a trabajar en equipo para resolver este problemita. Porque francamente el conflicto presentado en la película es tan sencillo de resolver que no llegan a problemón.

    En realidad la película no tiene contenido, solo unos elementos para divertir a la audiencia. Venom es un cómico con superpoderes molesto con su ex mejor amigo, Eddie Brock. No podemos negar que hay escenas graciosas como aquella que se desarrolla en un discoteca, pero nada más. Luego al final viene una carga de efectos visuales para resolver el hilo de la historia.

    TAMBIÉN LEA: Crítica a Sin tiempo para morir con Daniel Craig

    Tiene todos los elementos para convocar a los espectadores (en Perú es una de las más taquilleras), incluso hay que sumarle que solo dura hora y media, lo que la hace ligera, divertida, entretenida y con un poco de acción. Precisa como un platillo pequeño para engañar al estómago.

    No espere nada más de Venom: solo entretenimiento y nada más. Si es lo que quiere, compre nomás su entrada. Quizás le guste.