More

    Orion y la oscuridad: crítica a la película animada de Netflix

    Orion y la oscuridad, cinta estrenada en Netflix, nos anima a no temerle a la oscuridad, sino apreciar las bondades de la noche.

    SINOPSIS

    Orión, un niño con una gran imaginación, se enfrenta a sus miedos en un inolvidable viaje nocturno con su nuevo amigo: Oscuridad, una criatura gigante y sonriente.

    Orion y la oscuridad empieza con una premisa conocida: el miedo a la oscuridad que todos hemos tenido de chicos. Cuando nuestras pequeñas piernas colgaban de las camas pensábamos que la oscuridad traería una infinidad de seres monstruosos para asustarnos.

    TAMBIÉN LEA: El niño y la garza, película de Hayao Miyasaki

    En esta película basada en el guion de Charlie Kaufman (también guionista de Eterno resplandor de una mente sin recuerdos, Ladrón de orquideas y Anomalisa) se presenta al pequeño Orion, un niño asustadizo que teme a la oscuridad.

    Entonces la oscuridad personificada por un gracioso personaje aparece no para atemorizarlo, sino que lo invita a tour nocturno para que conozca in situ que sus miedos están infundados.

    Publicidad

    De esta manera Orion observa que no hay muchos motivos para asustarse, sino incluso hay momentos que debería admirar o apreciar como las noches estrelladas. No hay nada que temer a la oscuridad.

    Sin embargo el perjuicio y el miedo son más fuertes que las pruebas fehacientes de una verdad, y Orion continúa temiendo la oscuridad ocasionando una cadena de sucesos que terminarían por afectarlo a él y la humanidad.

    Por momentos la película me hizo recordar a Intensamente por la presentación de algunos personajes secundarios que llegan con la noche. Pero lejos de profundizar en ellos, la película solo busca mostrarlos e identificar sus bondades.

    En varios momentos de Orion y la oscuridad se cumple a cabalidad la mecánica de un tour nocturno donde solo se exhibe lo que esconde esta parte del tiempo. Pero no hay más. El conflicto viene hacia el final. Se activa para culminar la película.

    Este filme animada más parece estar hecho para animar a los más pequeños (quizás también adultos) a desafiar la noche y dormir tranquilos en sus habitaciones, sin temor a que alguien los va a despertar.

    Publicidad

    MÁS CRÍTICAS

    Orión, un niño con una gran imaginación, se enfrenta a sus miedos en un inolvidable viaje nocturno con su nuevo amigo: Oscuridad, una criatura gigante y sonriente.Orion y la oscuridad: crítica a la película animada de Netflix