chang

Llegamos al capítulo seis de Orange is The New Black y este episodio se centró en los orígenes de Mei Chang, la presa más peculiar y silenciosa de esta cárcel.

Sus orígenes no fueron los mejores, porque fue rechazada por algunos hombres por su imagen. No la quería por fea, pero cuando tuvo la oportunidad de trabajar con su hermano en su negocio de tráfico de especies exóticas que buscan darle mayor vigor al hombre, demostró que tenía otras facultades.

LEA MÁS: El trabajo que todos quieren (Cáp. 5)

No solo era fuerte y hábil, aunque desafortunadamente usa estas facultades para vengarse de aquel que la rechazó por fea.

Pero su mejor don es que pasa desapercibida, nadie se da cuenta de su presencia, por eso es que en la cárcel es la interna que la pasa mejor que el resto, porque hace su propia comida, y hasta mira su telenovela en un smartphone sofisticado. El truco es no meterse con nadie, no chocar con los intereses de nadie y vivir tranquilos.

LEA MÁS: Crisis de mujer

Mientras que siguen los inconvenientes por los cambios que se vienen en la cárcel desde que la empresa tomó este establecimiento. Los guardias serán los primeros perjudicados porque les quitaron horas de trabajo y algunos beneficios.

En tanto que las internas dedicadas a la confección de ropa interior empiezan a darse cuenta que trabajan gratis, porque les pagan una miseria, para una empresa. Y aparece una compañera que empieza a gustar a Piper Chapman.

Finalmente La Roja regresa a la cocina. Qué se viene para las latinas.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.