Antes de los reproductores musicales de celulares y Spotify, existían los Walkman y cassettes. Esos dispositivos utilizaban las generaciones de los 80 y 90 para escuchar música. Hoy ya no se usan, pero siguen vigentes. No han muerto.

Hemos visto cassettes y walkman en Guardianes de la Galaxia en el 2015, y ahora en la serie de moda, 13 Reasons Why de Netflix, donde la protagonista, antes de suicidarse, deja seis cintas grabadas explicando y señalando a los responsables de su vía crucis en la escuela.

No morirán

cassette
Cassette y Walkman, la pareja perfecta.

Los cassettes lejos de morir están vivos. En Estados Unidos, en el 2016, se vendieron 129 mil copias y se estima que la venta creció en 74% en relación al 2015. Sin comparamos con otros formados como digital, Cds, DVDs o vinilos, la cifra es menor, pero hay una tendencia de resucitar este antiguo dispositivo que almacenaba música.

TAMBIÉN LEA: El otro final de 13 Reasons Why

Parte del soundtrack de Guardianes de la Galaxis se vendió bajo este formato. Compraron unas cuatro mil copias. Hoy se continúan ofreciendo en Amazon a nueve dólares.

Se pueden reproducir en los antiguos stéreos o minicomponentes que en Amazon cuestan 10 dólares. Pero la empresa lituana Brainmonk propuso el Elbow, una especie de pin o pinza, aunque un poco más grande, que toma una de las ruedas del cassette para reproducirlo. Luego se prende o adapta a la ropa, por ejemplo, un bolsillo de una camisa.

El producto aún está en prueba. En marzo se lanzó un prototipo para ver la reacción de la gente. Ahora están en periodos de prueba y correcciones.

Y qué pasó con el Walkman

Pues en los 80 se diseñó un reproductor para los cassettes que permitía escuchar tu música, mientras caminabas. La marca se llamaba Walkman que hoy solo reproduce MP3, sin embargo están siendo reemplazados por los reproductores musicales de los celulares, que aunque no tienen buen sonido, son los preferidos de los jóvenes.

Qué hacías con un cassette

Pues mezclas. Tomabas dos. Uno con canciones y el otro vacío donde grababas los temas que te gustaban y los regalabas a tu enamorada o un amigo. O simplemente los guardabas para escucharlas en tu dormitorio. Buen detalle.

O te quedabas pegado al programa musical de la radio para grabar en la cinta vacía tu tema favorita. Aunque rogabas que el conductor no hablara para que la canción saliera limpia.

Hoy parece que están devuelta.

Te puede interesar

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.