SINOPSIS: Amy tiene 11 años y se queda alucinada con un grupo de baile de chicas. Para unirse a ellas, empieza a explorar su feminidad, desafiando las tradiciones de su familia musulmana (Disponible en Netflix).

Guapis (Mignonnes) se estrenó con polémica por la publicación de un póster donde supuestamente se sexualizaba a sus protagonistas menores de edad. La promoción, para algunos calificada de inapropiada, motivó a sectores conservadores a pedir a Netflix retirar la película. La plataforma no accedió a los pedidos, al contrario, cambió su campaña de marketing.

TAMBIÉN LEA: Crítica a Una chica fácil, adolescencia y experiencias necesarias

TAMBIÉN LEA: Crítica al documental, La familia del soldado

Estas críticas injustificadas no hicieron más que elevar la atención por esta película francesa de la directora, Maïmouna Doucouré, que en otras oportunidades podría pasar desapercibida ya que pertenece al rubro de «otros cines», ese que pocos ven y aprecian.

Amy es una niña de 11 años que vive en una familia cerrada donde las mujeres no tiene voz ni voto. Incluso debe afrontar que su madre acepte a una segunda esposa en la familia.

En esas circunstancias aparece un grupo de tres niñas que viste y vive como mujeres adultas. La propuesta atrae a Amy quien probablemente ve en esa pandilla la libertad que necesita explorar.

guapis
Guapis estrenada en Netflix.

El problema es que al interrelacionarse con estas niñas prueba de las mieles de la libertad y choca con un muro conservador familiar. Incluso va más allá de sus nuevas amigas.

Queda claro en la película que al tener problemas en la familia, sin alguien con desfogar o buscar apoyo, se busca en la calle lo que no encuentras en casa.

A veces lo que encuentras afuera no es lo correcto. Es como si Amy probara una droga donde se dan todas las etapas: exploración, clímax y caída.

GUAPIS NO ES FÁCIL DE VER

No es una película fácil de ver, sobre todo si estamos acostumbrados que lo que vemos en la película no pasa a los niños, principalmente a las niñas. Por eso choca más.

Pero probablemente existan padres que hayan pasado por ese cambio tan brusco y no lo entiendan porque estamos criados para no ver crecer a los niños, y más de esa manera. Cuando pasa no vemos las causas, ni analizamos, sino que vamos al ataque o represión y eso genera rupturas futuras.

Si bien la película es buena porque plantea una causa y efecto, hay escenas que pueden ser discutibles y peligrosas tratándose de niñas, pero eso queda para cada uno. Me hizo recordar a En los 90 (Mid 90s) de Jonah Hill, una historia similar, pero narrada con niños.

No obstante, no hay ninguna razón para continuar con las críticas a una cinta que trata de retratar realidades que mal hacemos en esquivarlas. Por un momento la película parece sugerir que la libertad de una mujer puede encontrarse, también, en la propuesta que ofrecen las otras niñas: maquillaje, ropa sugerente, bailes eróticos, pero hay que llegar hasta el final de la cinta para darnos cuenta que no va por ese camino.

Si vas a mirar Guapis, hazlo hasta el final. No te quedes a la mitad y luego analiza y piensa. Luego critica.