Sinopsis: Los maestros de la tecnología han ideado una nueva forma de capitalismo, y la humanidad es ahora la materia prima de la que se alimentan las máquinas. Oculta, la poderosa inteligencia artificial está destruyendo las normas sociales impuestas. Así ponen en riesgo la verdad y la democracia.

El dilema de las redes sociales, reciente documental de Netflix, centra su investigación en los algoritmos empleados por Google, Facebook, Twitter, etc. para enganchar a los usuarios en sus redes sociales.

TAMBIÉN LEA: Crítica a Guapis de Netflix

TAMBIÉN LEA: Crítica a la película argentina Las mil y una

Para proporcionar información cuenta con los testimonios de trabajadores y ejecutivos de estos gigantes de la tecnología quienes dan detalles de estas estrategias para mantener la atención en sus plataformas.

Se supone que estos algoritmos ayudan al usuario a encontrar fácilmente la información requerida, sin necesidad de usar buscadores o deslizar con el dedo índice hacia abajo para encontrar los datos requeridos.

Sin embargo esta estrategia tiene efectos culturales y políticos nocivos si es que no un usuario activo que cuestione y elija. Estos algoritmos no discriminan si la información proporcionada es real o no, simplemente la sugiere y punto.

el dilema de las redes sociales
El dilema de las redes sociales estrenada en Netflix.

Porque el objetivo de estas redes sociales es que el usuario se mantenga el tiempo necesario para sustentar su modelo de negocios: la publicidad. Mientras más tiempo esté en una plataforma más atractiva se hace para el anunciante. El usuario es el producto, no la red social.

Si al inicio, en los orígenes de las redes sociales, el objetivo general era acercar a la gente, hoy sucede lo contrario. Sus algoritmos pueden generar adicción, dependencia, aislamiento, y una falsa imagen de la sociedad desencadenante en polarización.

Por eso el documental, El dilema de las redes sociales. sugiere una regulación. Así como la implantación de códigos de ética que ponga límites a estas plataformas sociales.

El peligro de las redes sociales está presente, solo que muchos usuarios no quieren aceptarlo. Si fueran más críticos y distantes, estas plataformas no tendrían el efecto deseado.

P.D. Para complementar sugiero ver el documental Nada es privado, también de Netflix.