Inicio Crítica Crítica a Bridgerton una serie romántica de Netflix

Crítica a Bridgerton una serie romántica de Netflix

Bridgerton, una serie de ocho episodios de Netflix, cuenta la historia de Daphne, una joven interesada en el matrimonio y en encontrar el ideal para construir su familia.

609
0

SINOPSIS: Los Bridgerton comienza con Daphne Bridgerton (Phoebe Dynevor), la hija mayor de la poderosa familia Bridgerton, en su debut en el competitivo mercado matrimonial de la Regencia londinense. Con el ánimo de seguir los pasos de sus padres y encontrar el verdadero amor, las perspectivas de Daphne parecen inicialmente esperanzadoras.

Bridgerton es una serie dramática que lleva varias semanas entre las más populares de Netflix en Perú. Viene del mundo bautizado como Shondaland o producido por la conocida Shonda Rhimes, exitosa creadora de otros dramas como Grey’s Anatomy o Escándalo. Aunque esta nueva propuesta fue creada por Chris Van Dusen.

TAMBIÉN LEA: Crítica a la serie Rompan Todo

TAMBIÉN LEA: Crítica a la serie The Crown

El nombre de la serie alude al apellido de una familia cuyos miembros protagonizan historias de amor, única preocupación en el clan, poco improbables en la época en que se desarrolla. Quizás ahí esté el gancho de esta historia; lo imposible muchas veces gusta a la audiencia.

La serie a lo largo de sus ocho episodios tiene como eje el amor y la conveniencia del matrimonio. ¿Acaso existe amor de cuento de hadas? o es que una pareja debe asistir a una lucha constante donde ambos deben ceder para alcanzar una especie de felicidad.

bridgerton
Bridgerton, nueva serie romántica de Netflix.

Parece que la tesis de la serie es que existe la atracción, pero la felicidad es una negociación constante si es que la pareja desea vivir medianamente tranquila. De lo contrario, los extremos se repelarán y alejarán para siempre.

En escena el matrimonio parece el único interés de las mujeres de esta historia. Pero la protagonista tiene la suerte de poder elegir dado el espacio que le ofrece su familia para escoger al galán que le convenga a su corazón.

Solo elegir es un dolor de cabeza, pero el mensaje es que si seguían sus sensaciones atraparán al hombre indicado. Aunque encontrarlo es un primer paso, porque convivir es la secuela de una historia que empieza a dejar atrás el ideal romántico para lidiar con la dura y desconocida verdad, por ejemplo, desde la placentera y dolorosa noche de bodas.

Las que no tienen la suerte de la protagonista deben elegir un hombre para asegurar su futuro y cruzar los dedos.

Bridgerton resulta entretenida, adictiva en sus primeros episodios, pero melosa y telenovelesca al final. Pero no importa. Al final una gran mayoría gusta de los romances de época, las historias imposibles, los trajes impecables y las sonrisas radiantes.

Aquí lo atípico es que blanco o negro puede interpretar a la realeza, pese a que la historia académica diga lo contrario. Importa el guion no el color de piel como lo ha hecho Shonda Rhimes en sus historias a lo largo de su trayectoria.