More

    Crítica a La pintora y el ladrón disponible en Mubi

    la pintora y el ladrón
    Documental, La pintora y el ladrón, disponible en Mubi.

    DE QUÉ TRATA. Cuando dos cuadros de la pintora naturalista checa Barbora Kysilkova son robados de una galería de arte en Oslo, las autoridades noruegas identifican rápidamente a los dos ladrones responsables, pero no encuentran ni rastro de las obras de arte. Con la esperanza de descubrir qué ha sucedido, Barbora se acerca a uno de los ladrones, Karl-Bertil Nordland, durante una audiencia. Le pregunta si está dispuesto a que realice un retrato sobre él, y Nordland acepta. Lo que viene después (una serie de retratos a lo largo de los años) es una extraordinaria historia sobre la conexión humana y la amistad. Dirigida por Benjamin Ree. 

    Calificación: ⭐⭐⭐⭐

    Publicidad

    En el documental, La pintora y el ladrón (The painter and the thief) una pintora enfrenta el robo de una de sus obras expuestas en un museo y aprovecha la oportunidad para iniciar una relación con el ladrón responsable de este hurto.

    TAMBIÉN LEA: Crítica a Nomadland con Frances McDormand

    TAMBIÉN LEA: Crítica a Druk (Otra ronda) con Mads Mikkelsen

    La autora aborda al culpable en el juicio iniciado por el robo para entablar una relación que los llevaría a construir una amistad.

    El ladrón no es precisamente un hombre de modales grotescos o agresivos; no calza en el cliché de los delincuentes de las películas de Hollywood, donde son los absolutos villanos de la historia. Sino que tiene un pasado y unos antecedentes ajenos a su actual oficio, que impresionan y ayudan a entender al personaje.

    La pintora no solo lo retrata físicamente, sino que también, a través de sus conversaciones, construye el perfil de un personaje excluido, llevado por las circunstancias y sus propias decisiones al lado oscuro de la fuerza.

    No obstante, la pintora tiene un pasado que también merece conocerse y si bien posee un talento que salta a la vista en sus cuadros, enfrenta una vida complicada por una relación tóxica con uno de sus expretendientes. Además de ejercer un oficio que requiere de muchas agallas, paciencia y demasiado buen humor en una sociedad que gusta ver el arte, pero no pagarlo.

    Ambos necesitan ayuda y deciden apoyarse mutuamente hasta cerrar una bonita historia con epílogo feliz.

    La pintora y el ladrón es de aquellas historias que inspiran y resultan interesantes por los detalles que van contándose a lo largo de la película. Personalmente destaco aquellos trabajos, en ficción y documental, que no dejan escapar ningún detalle y que todo lo mostrado en pantalla es importante y útil para la historia. Además que los personajes logran una empatía gracias a su carisma y sinceridad frente a las cámaras.

    Recomendable. Para verla en Mubi.