More

    Resumen

    Narra de manera íntima la historia de un hombre bueno, el médico colombiano Héctor Abad Gómez, carismático líder social y hombre de familia, un destacado médico y activista por los derechos humanos en el Medellín polarizado y violento de los años 70. La trama relata la vida del doctor y padre de familia, preocupado tanto por sus hijos como por los niños de clases menos favorecidas. En su casa se respiraba la vitalidad y la creatividad características de una educación fundamentada en la tolerancia y el amor, pero la violencia ambiental del país condicionaba la vida de todo su entorno.

    Crítica a El olvido que seremos de Fernando Trueba

    El olvido que seremos de Fernando Trueba, estrenada en Netflix. Una película que funciona como un homenaje al activista, Héctor Abad Gómez.

    La película El olvido que seremos de Fernando Trueba, recientemente estrenada en Netflix, funciona como homenaje al activista colombiano Héctor Abad Gómez, asesinado por grupos paramilitares en 1987.

    TAMBIÉN LEA: Crítica a Cry Macho de Clint Eastwood

    TAMBIÉN LEA: Crítica a El Poder del Perro

    Publicidad

    El personaje protagónico interpretado por Javier Cámara es descrito a través de su hijo actuado por el actor, Juan Pablo Urrego. Así la historia va desde que el pequeño usaba polos y shorts cortos, hasta ya adulto en que puede enfrentar a su progenitor sin problemas.

    El problema es que a los ojos de su hijo, su padre es perfecto, su superhéroe, libre de pecados. Por eso la película entrega un personaje perfecto, sin matices ni imperfecciones, salvo sus problemas de carácter que todo humano goza.

    Por este motivo es que el drama se transforma en una historia dulzona incapaz de cuestionar o poner contra las cuerdas al personaje principal. Probablemente los mejores momentos de la película sean cuando el hijo, ya mayor, enfrenta las ideas de su padre. Pero desafortunadamente estas colisiones ocurren hacia el final de la película.

    Final telenovelesco, por cierto, porque el drama no se limita ante lo inevitable y da paso a literalmente «gritos desgarradores de los familiares», como se escribiría en cualquier nota roja de un diario amarillo. Tomas innecesarias cuya intención haya sido describir el dolor que generó en toda la familia la partida de este personaje.

    El olvido que seremos subraya al máximo las virtudes del personaje, no lo incomoda, simplemente arregla todo para que en cualquier escena de la vida siempre quede bien, o mejor que en la vida real (o simplemente sí fue así y yo estoy equivocado). Va por Netflix.