More

    Resumen

    La periodista Jenny Eliscu y la cineasta Erin Lee Carr investigan la lucha por la libertad de Britney Spears a través de entrevistas exclusivas y pruebas confidenciales.

    Crítica al documental Britney vs Spears

    El nuevo documental sobre la cantante Britney Spears, Britney vs Spears estrenado por Netflix, no habla precisamente acerca de su talento y logros en su carrera, sino del conflicto que mantuvo, por años, con su padre y un grupo de asesores que asumieron la tutela la artista en los Estados Unidos.

    TAMBIÉN LEA: Crítica al documental de Hermanos de sangre: Malcolm X y Muhammad Ali

    TAMBIÉN LEA: Crítica a Respect con Jennifer Hudson

    Publicidad

    No es un tema que en Estados Unidos sea desconocido, porque incluso organizaron marchas de apoyo a la cantante. Pero quizás en esta parte del continente no se conozca que hace 13 años, un juez ordenó poner a Britney bajo tutela de su padre, Jamie Spears.

    Como si se tratara de una menor de edad, el magistrado ordenó que su padre la última palabra en todas las decisiones de la cantante. Así no podía firmar cheques, usar tarjetas de crédito, entre otras tareas. Esta sentencia se tomó a raíz de que se consideró a Britney incapaz de manejar su vida. Supuestamente consumía sustancias prohibidas y no tenía bien atendidos a sus hijos.

    Sin embargo durante esa década, la tutela no cumplió ese objetivo de protección a la afectada, sino que funcionó como una suerte de empresa para sacar dinero a costa de la cantante.

    Precisamente en Britney vs Spears muestra documentos, audios y entrevistas que dan una mejor idea de cómo es que se aprovechaban de la cantante para sobrevivir en este periodo. Incluso al final hay una grabación demoledora de Britney Spears quien acusa a su padre de explotarla, maltratarla y aprovecharse económicamente de su situación.

    Antes del estreno de esta película hubo un documental llamado Framing Britney Spears que aborda este tema y se convierte, como esta película, una defensora de la joven cantante.

    Resulta pues increíble que una tutela supuestamente ordenada para proteger a una persona de sí mismo, termine convirtiéndose en una literal explotación de la gallina de los huevos de oro, abusando de una posición privilegiada para sacar dinero. Britney vs Spears va por Netflix. Dura una hora y media.