More

    Resumen

    Biopic del extraordinario ascenso, caída y redención de la telepredicadora evangelista Tammy Faye Bakker. En los años 70 y 80, Tammy Faye y su marido, Jim Bakker, pusieron en pie prácticamente de la nada la red de cadenas religiosas más grande del mundo, así como un parque temático, y gozaron de una inmensa popularidad gracias a sus mensajes de amor, aceptación y prosperidad. Tammy Faye era legendaria por sus pestañas indestructibles, su original forma de cantar y su generosidad a la hora de acoger a personas de todo tipo. Pero no pasó mucho tiempo antes de que las irregularidades financieras, las rivalidades e intrigas y los escándalos derrocaran un imperio construido con gran meticulosidad.

    Crítica a Los ojos de Tammy Faye con Jessica Chastain

    Jessica Chastain desaparece al interpretar a Tammy Fayes en esta película donde el resto solo es accesorio.

    Los ojos de Tammy Faye es una historia de religión y corrupción interpretada por Jessica Chastain, una actriz completamente transformada en una predicadora envuelta en este escándalo.

    TAMBIÉN LEA: Crítica a Dune de Denis Villeneuve

    TAMBIÉN LEA: Crítica a El último duelo de Ridley Scott

    Quizás la única fortaleza del filme sea el trabajo de Chastain quien se apodera del personaje de Tammy Faye a nivel físico y vocal. La transformación de la actriz se desarrolla poco a poco hasta dejar que Faye desaparezca a Chastain en el acto final.

    Publicidad

    Tammy Faye Bakker fue una popular predicadora quien junto a su esposo utilizaron la televisión en Estados Unidos para conectar con la audiencia. Amasaron fortuna y reconocimiento social, pero un escándalo de corrupción trajo abajo su breve imperio.

    Faye proyectaba la imagen de una mujer inocente y tierna como lo interpreta Chastain. Además de devota y principal aliada de su esposo. No obstante poseía una inteligencia que la ayudaba a oler los negocios. Lo dulce del personaje es que nunca dejaba de sonreír; cerraba cada diálogo con una corta risa. Vestía de una forma exagerada y se maquillaba para sobresalir con bastante color. No creía en la sutileza facial.

    Jessica Chastain le copia todo y se apropia de los principales elementos que definen al personaje. Incluso en la voz. Al inicio me hizo recordar a la Chastain de la película Criadas y señoras (The help), pero luego va entregando una propuesta lo más cerca posible al personaje.

    Así la película solo sirve para mostrar el trabajo de la actriz, porque el filme no pasa de ser un retrato simple y bastante sencillo de un momento escandaloso en la historia de los Estados Unidos. La película conforme avanza refleja la opulencia nada santa de estas religiones quienes amparados en un poder divino no justificado, amasan fortunas que dan posibilidad  a sus líderes de vivir a cuerpo de rey. Sin embargo la película se queda en ello, en mostrar esos escenarios, sin cuestionarlos, ni ser punzantes con ayuda de los diálogos.

    Si bien el trabajo de Chastain es bueno, el personaje transita sin que nada la incomode en esta historia. Pese al escándalo llegas a sentir solidaridad por el personaje, cuando debería aparecer otra reacción.

    Los ojos de Tammy Faye solo es recomendable para subrayar el trabajo de la actriz.