More

    Resumen

    Cuando la Interpol envía una "Alerta roja", significa que los departamentos de Policía de todo el mundo deben estar alerta para capturar a los criminales más buscados. Todas las alarmas saltan cuando un temerario robo une al mejor agente del FBI (Dwayne Johnson) con dos criminales rivales entre sí (Gal Gadot y Ryan Reynolds). Una coincidencia que hará que suceda lo impredecible.

    Crítica a Alerta Roja estreno de Netflix

    Alerta Roja es una apuesta de Netflix para convertirse en una de las películas más populares de su plataforma.

    Por qué juntarían a Dwayne Johnson, Ryan Reynolds y Gal Gadot, los actores más taquilleros del planeta en una película. Pues para eso: generar taquilla, atención en una plataforma, etc. Alerta Roja (Red notice) no es más que una historia que busca convertirse en popular en Netflix.

    TAMBIÉN LEA: Crítica a los Eternals de Chloé Zhao

    TAMBIÉN LEA: Crítica a El ejército de los ladrones

    Publicidad

    El objetivo está cumplido, porque Alerta Roja es uno de los filmes más vistos en Netflix. En este tipo de películas lo importante es encajar las piezas, seguir fórmulas de tal manera que entretengan a las audiencias. Las actuaciones, historias, incluso lenguaje visual no son relevantes para este tipo de cintas.

    No es malo querer entretener y ganar los primeros lugares. Al contrario es uno de los principales móviles de esta industria (quizás el principal). Sin embargo a veces recurren a fórmulas tan fáciles y vacías que subestiman al espectador.

    El problema de Alerta Roja es que no se toma en serio nada. Se ve interesante como Gal Gadot se esfuerza por ofrecer algo distinto a lo que hemos visto en La mujer maravilla. Pero no funciona.

    Ryan Reynolds parece que no deja el sarcasmo que lo hizo popular en Deadpool, no solo en esta sino en todas las películas que viene actuando. Algo similar se observó en Free Guy. Tampoco Dwayne Johnson «La roca» intenta zafar del personaje maduro, serio, héroe, capaz de tener la respuesta y la solución a todos los problemas.

    Incluso los trucos empleados para robar son harto conocidos. Como esa escena en que tienen que ingresar a un cuarto de seguridad y deben usar una huella para acceder al recinto. Ahí faltó creatividad.

    Lo peor viene al final cuando hay giros de los giros y más giros en esta historia que no termina por tomarse en serio.

    Con esta película mejor hubieran puesto a los tres en vídeo y los dejaban que hablaran, de todas maneras iban a generar atención en Netflix. No era necesario invertir tanto dinero para este producto.