More

    Resumen

    En Islandia, en pleno siglo X, un príncipe nórdico (Skarsgard) busca vengar a toda costa la muerte de su padre.

    El hombre del norte: Crítica a la película de Robert Eggers

    Una película que refina la violencia gráfica con una buena estética visual.

    El hombre del norte (The northman) de Robert Eggers es la historia de una venganza contada con mucha violencia y dureza.

    Desarrollada en Islandia en pleno siglo X queda claro que los personajes de esta película resuelven sus problemas a golpes. La violencia aplicada contra el enemigo se presenta sin censura al espectador.

    Crítica a El callejón de las almas perdidas de Guillermo del Toro

    Crítica a El buen patrón con Javier Bardem

    Publicidad

    La idea de El Hombre del norte es clara: un joven que regresa a vengar la muerte de su padre cometida por su tío. No es precisamente una idea ingeniosa o original en Hollywood donde abundan las películas sobre revanchas. Incluso parece una adaptación de Hamlet de William Shakespeare. 

    Pero el sello del director está en su manejo visual de la película. Una fortaleza bien aprovechada en sus películas como La bruja (Netflix) o mejor aún en El faro (The lighthouse)

    La violencia gráfica viene refinada con buena dosis de estética que entrega tonos oscuros que parecen comerse la poca luz que ingresa a las locaciones. No hay buen golpe, sin un buen sonido y un adecuado despliegue de cámaras.

    Eggers aprovecha el salvajismo de esta cultura para combinar la venganza con mucho terror, principalmente, cuando el protagonista ejecuta de a poquitos su plan.

    BUENAS INTERPRETACIONES

    El hombre del norte tiene a un buen actor para desarrollar la historia. Se llama Alexander Skarsgård a quien se le recuerda por su protagónico de la película «La leyenda de Tarzán», la fallida adaptación de la historia del «rey de la selva».

    La interpretación que ofrece en la película es muy buena. Se apropia del salvajismo emprendido por su personaje para ofrecer una visión fuerte y obsesiva de su objetivo. Su presencia es enorme cuando aparece por primera vez arrasando con una villa de pobladores a quienes la piedad no les llega por ningún lado.

    Crece más cuando se topa con su compañera de reparto, Nicole Kidman, quien interpreta a su madre en esta película. Con Kidman trabajaron juntos en la buena miniserie de HBO, Big Little Lies. Solo en esa escena los fuertes susurros de Kidman demuestran que es una buena actriz.

    El hombre del norte es una buena película. Puede que la historia no sea original, pero los demás elementos compensan y elevan la calificación de la cinta. No obstante, no es una película para todos. Más solo para aquellos que disfrutan de cintas duras y violentas. Altamente recomendable para verla en el cine.

    En Islandia, en pleno siglo X, un príncipe nórdico (Skarsgard) busca vengar a toda costa la muerte de su padre. El hombre del norte: Crítica a la película de Robert Eggers